Canfranc, como en 1928

recreación canfranc

Casi un siglo después, los discursos de inauguración de la estación internacional de Canfranc siguen vigentes. Las palabras del Rey Alfonso XIII y el Presidente de la República Francesa, refiriéndose a este edificio como un puente de unión de España y Francia sigue siendo un deseo para todos, porque de momento, con el ferrocarril cortado, no es una realidad. Ha sido la recreación histórica de una inauguración en la que la organización se ha volcado, y a pesar de los nervios del primer año, la nota ha sido alta. Numeroso público ha respondido, y Canfranc este viernes ha sentado las bases de la que espera que sea una fiesta de referencia.

GALERÍA DE FOTOS

Desde primera hora de la mañana numerosos figurantes vestidos de época han llenado Canfranc, poniendo ya el ambiente a un día caluroso. La Estación engalanada, banderas francesas y españolas, y mucho público. Han sido los ingredientes para una receta que aunque se ha venido cociendo en los últimos meses, este viernes se ha cocinado y ha estado en su punto.

La Banda de Música Santa Orosia ha puesto la música y los himnos de los dos países implicados. En primer lugar el alcalde de Canfranc, actual y representando al de 1928 ha abierto el acto con palabras de agradecimiento a todos los que han hecho posible seste día, y dejando la reivindicación para el domingo, ‘hoy’, ha dicho Fernando Sánchez, ‘es un día para unir lazos entre ambos estados’.

Por su parte, el Consejero Rafael Fernández de Alarcón, ha vuelto a hablar de 2020 como fecha para la reapertura de la estación, para celebrar, ha dicho ambas fechas, la de la inauguración y la reapertura. Este, ha señalado Alarcón, es el primer edificio que representa la apertura de España a Europa, y hay que recuperarlo.

El acto ha continuado con los desfiles de la banda de música, militares, y la llegada a través del sonido del ferrocarril, tras lo que se ha podido ver al Rey Alfonso XIII y demás autoridades, militares, religiosas y cívicas de España y también de Francia.

Unas muestras de folklore francés y español, han puesto el punto y final al acto. Pero después el público ha podido hacerse todas las fotos pertinentes con los diferentes personajes caracterizados. Una foto de familia en la puerta del vestíbulo de la estación con gritos de ‘reapertura’ ha sido el colofón para una jornada, que a pesar de ser la primera vez, deja buen sabor de boca y muchas ganas de continuar.

Comentarios