Jaca tacha al gobierno francés de ‘incompetente’ en el reconocimiento de las mugas

Muga Somport

Tenía que haber sido un día de celebración, encuentro y hermanamiento entre los alcaldes de Jaca y los del Valle del Aspe de Etsaut, Cette-Eygun y Urdos, pero este año el reconocimiento de las mugas fronterizas y la firma del Tratado de Puerto de Astún ha tenido un cáriz reivindicativo, sobre todo por parte del Ayuntamiento jaqués.

Con la situación actual de las comunicaciones por carretera entre Francia y España, el túnel del Somport cerrado y la RN134 cerrada al tráfico pesado, el alcalde de Jaca, no ha querido dejar pasar la ocasión y dar un tirón de orejas a las autoridades galas. Víctor Barrio ha dicho que siente ‘indignación, rabia e impotencia ante la dejadez del gobierno francés’. Al que ha recordado que ‘no hay ciudadanos de primera y segunda categoría’. Ha tachado la actitud de Francia de ‘tomadura de pelo’, y de ‘incompetencia’. Y ha lamentado que una vía que debía ser de las mejores y más modernas en comunicaciones transfronterizas europeas, refiriéndose al túnel, esté cerrada.

Por su parte, en Francia ni siquiera de ponen de acuerdo. Dependiendo del color político las declaraciones apuntan a uno u otro lado. Mientras el alcalde de Urdos, Jacques Marqueze, dice que no saben cuándo se va a abrir la carretera, la alcaldesa de Etsaut, Elisabeth Medard, apuesta por el ferrocarril, diciendo que la carretera de montaña no soporta el tráfico de camiones y que España y Francia tienen que elegir, si carretera o ferrocarril.

Para el diputado de la Asamblea Nacional de Francia, Jean Lasalle, a pesar de reconocer que no le gusta admitir que el gobierno francés lo ha hecho mal, admite que ‘llevamos 40 años decidiendo si tren o carretera, pero en realidad no hemos hecho nada’. Por eso, ha dicho que en este punto ‘tenemos que acabar la carretera porque se está muriendo la economía de los valles, y después hay que reabrir el tren’.

Y al margen de las reivindicaciones, el acto oficial ha comenzado con el reconocimiento de las mugas en el Puerto de Somport, a lo que ha seguido las muestras de folklore de ambas partes de los Pirineos. Posteriormente en el Ayuntamiento de Cette-Eygun, se han firmado las actas, que posteriormente se remiten a los Ministerios de Asuntos Exteriores de Francia y España. Cada año, el acto de la firma se lleva a cabo en uno de los ayuntamientos implicados en el tratado. Después de la firma un aperitivo popular y una comida oficial para las autoridades.

El Tratado del Puerto de Astún se remonta al siglo XII, concretamente la mención más antigua data de 1.131, cuando el Rey Alfonso I de Aragón concedió la utilización de los pastos fronterizos de Candanchú, La Raqueta y el Espelungué a los monjes del Hospital de Santa Cristina. Aunque casi siempre ha habido un buen entendimiento entre las dos vertientes pirenaicas, hubo épocas en que no fue así y se prohibió a los franceses el disfrute de los terrenos, como ocurrió el 18 de julio de 1397, cuando los éstos tomaron partido a favor del Conde de Foix contra el entonces rey de Aragón, Martín el Humano.

Este privilegio fue devuelto a los ganaderos vecinos bajo el reinado de Fernando el Católico, en el siglo XVI, quién otorgó a Jaca la propiedad “indiscutible y para siempre” del territorio de Astún, en 1513. Pero esto suponía una limitación al acuerdo firmado entre la ciudad de Jaca y los valles del Aspe, por lo que la ciudad jacetana se comprometió a la entrega anual de cien sueldos jaqueses. Este tributo nunca se modificó, aunque sí fue completado por medio de acuerdos de ayuda mutua.

Comentarios