El CITA estudia los beneficios de la agricultura de montaña en la Sierra de Guara

El Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) ha realizado un estudio pionero en el Parque Natural de la Sierra de Guara que ha permito medir el valor socio-cultural y económico de la ganadería extensiva. Una vez concluido el proyecto, han situado este valor en 120 euros por persona y año, una cuantía 3 veces superior al coste actual de las medidas agro-ambientales de la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea.

El CIATA ha desarrollado este estudio con la colaboración de investigadores de la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida y de la Universidad de Wageningen de Holanda, y ha concluido que es necesario “reorientar las políticas agro-ambientales” y establecer un seguimiento de los efectos conseguidos con dichas políticas.

Para el desarrollo del estudio, utilizaban diversos métodos de recogida y análisis de la información. Entre ellos, reuniones de grupo con ganaderos y otros vecinos, que valoraban el beneficio de esta actividad a nivel estético en el paisaje agrario de montaña, el mantenimiento de la biodiversidad y la prevención de incendios forestales, además de la producción de alimentos de calidad ligados al territorio.

En una segunda fase, los investigadores diseñaban una encuesta en la que se presentaban tres posibles escenarios de evolución para la ganadería y agricultura de montaña (el escenario actual, un escenario de abandono, y otro de desarrollo sostenible) y se preguntaba sobre la disponibilidad a pagar por determinados beneficios. La encuesta era aplicada a los habitantes del parque, pero también a otros habitantes de Aragón, y concluía que el 50% estaría dispuesta a que se pagara por la prevención de incendios forestales y un 25% priorizó la importancia del paisaje agrario frente a la biodiversidad.

De esta forma, subrayan que, el denominado “verdeo” de la PAC permitiría responder a las demandas sociales por una agricultura más justa y sostenible, tanto para productores como consumidores y ciudadanos. El estudio era financiado por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y el programa Marie Curie de la Unión Europea y acaba de ser publicado en la revista PLOSONE de la Public Library Science (PloS) estadounidense.

Comentarios