La Subida a Rapitán con rollerski de Mayencos se aplaza a septiembre

La sección de esquí de fondo del Club Pirineísta Mayencos organiza la que será la segunda edición de la Subida a Rapitán en Rollerski y Patines. En el verano de 2013 se diseñó esta prueba en el que parece el lugar ideal para una competición de Rollerski, la subida al Fuerte Rapitán, una cuesta de casi 3 km con un porcentaje que ronda el 6%, con muy buen asfalto. Sin embargo, y aunque estaba prevista para hacerse este domingo, tal y como han señalado desde Mayencos, se aplaza a septiembre, posiblemente para el día 21.

Según los organizadores, este aplazamiento se debe a la poca participación que se ha registrado hasta el momento, por lo que se estudiará. Ya que, no saben si es por cuestión de fechas, o simplemente porque hay que replantear la prueba.

Con esta Subida a Rapitán, la sección de fondo del Club Pirineísta Mayencos pretende fomentar esta modalidad en la zona, así como atraer a equipos del País Vasco y Navarra, donde el rollerski está teniendo una mayor expansión. La novedad de esta edición ha sido incluir la modalidad de patines, con lo que se espera aumentar la participación entre los practicantes de otro deporte que tampoco cuenta con demasiadas competiciones en circuitos abiertos.

La prueba se celebrará en septiembre, posiblemente el día 21. Las inscripciones, que ya están abiertas en la Web de Avaibook Sports, cuestan 9€ para las categorías absolutas, con un suplemento de 3€ para los deportistas no federados, mientras que en las categorías infantiles serán gratuitas.

Los absolutos tendrán que afrontar los 3 km de la subida, mientras que en las categorías infantiles se reducirá a los 1300 últimos metros.

Junto a los esquiadores del club organizador se espera la participación de los equipos de la Guardia Civil, Ejército de Tierra y Centro de Tecnificación de Aragón, así como otros procedentes del resto de Aragón, Navarra y País Vasco. Junto a ellos, deportistas populares amantes del rollerski y el patinaje.

El rollerski es una modalidad bastante desconocida en España y que es empleada por los esquiadores de fondo cuando finaliza la temporada invernal, lo que les permite continuar con sus entrenamientos fuera de la nieve. Los esquís son reemplazados por una especie de patines de cerca de un metro de longitud con dos únicas ruedas. Tanto las fijaciones como las botas son las mismas que las de los esquís de fondo. Este diseño, junto al empleo de los mismos bastones, permite que tanto el gesto, como el trabajo que se realizan sea muy similares a los que se harían sobre la nieve, lo que proporciona una gran transferencia en ambos aspectos, técnico y físico, al deporte invernal.

Comentarios