Quejas de los regantes de Poleñino por cortes en el suministro de la luz

La Comunidad de Regantes del Sector VIII-III Tramo del Canal de Monegros, con sede en Poleñino, se quejan que han sufrido durante los meses de junio y julio micro-cortes del suministro eléctrico. Dichos micro-cortes se producían por la noche en horario de mayor demanda de riego provocando problemas de suministro de agua y perjuicios económicos. Por ello la Comunidad de Regantes puso con fecha 19 de junio una reclamación ante Endesa Distribución S.L. sin que se haya recibido hasta la fecha respuesta por parte de la distribuidora. Fuentes de Endesa consultadas por esta emisora aseguran que no han detectado, en los días en los que se quejan de falta de suministro, ninguna incidencia. Por lo que les aconsejan que se pongan en contacto con su comercializador, por que el problema no es de Endesa.

Desde la Comunidad de Regantes insisten en que han transcurrido por tanto más de tres semanas sin que se haya garantizado el suministro en condiciones apropiadas. Mientras tanto la comunidad ha necesitado reorganizar la demanda de riego y consumir agua en horas de día en las que los bombeos emplean suministro eléctrico sustancialmente más caro para cubrir las necesidades de riego, ya que los micro-cortes impiden el suministro de agua en la hora más baratas de luz.

Los regantes lamentan que hasta el momento Endesa Distribución no haya dado respuesta a la reclamación formulada, motivo por el cual ha cursado un escrito pidiendo a la distribuidora que garantice el suministro de energía sin cortes ni caídas de tensión, reclamando información de la compañía aseguradora con la que la distribuidora tenga contratado su seguro de responsabilidad civil para estudiar la reclamación de daños y ha cursado escrito poniendo en conocimiento del Departamento de Industria del Gobierno de Aragón la situación en la que se encuentra la Comunidad de Regantes.

De continuar sin noticias por parte de Endesa Distribución S.L. la Comunidad de Regantes emprenderá las acciones judiciales oportunas, ya que de continuar los problemas actuales peligrarían 2.500 hectáreas de cultivos de verano con alto valor económico, además de los daños que podrían producirse en los equipos electrónicos de bombeo.

Comentarios