Fuerte granizada en la provincia de Huesca que causaba múltiples daños en ciudades y campos

granizo granizada pedrisco

El granizo ha hecho acto de presencia en la provincia de Huesca de forma violenta. Han sido varias las localidades que han sufrido el pedrisco, por ejemplo Alcalá de Gurrea. Sobre las 5 de la tarde una tormenta que duraba unos 10 minutos descargaba con mucha violencia, con piedras del tamaño de un huevo de gallina. Los destrozos y daños materiales eran cuantiosos. Lunas de coche rotas, carrocería abollada, tejados de uralita que quedaban como un colador, tejas rotas por el suelo de la localidad, o canalones agujereados, entre otros destrozos. Los vecinos se afanaban a continuación en limpiar las aceras, los patios de sus casas, y llamar a las grúas para arreglar las lunas que habían quedado dañadas. Muchos barrios se quedaban sin luz tras la tormenta.

La alerta naranja por tormentas ya había sido avisada desde el Gobierno de Aragón, y ha venido desde el sur de la provincia, descargando también con fuerza en otras localidades como Ayerbe. En Huesca la tormenta de agua obligaba a actuar a los bomberos en algunas calles que quedaban inundadas. En la capital caían alrededor de 21 litros.

GALERIA DE FOTOS

El campo volvía a ser uno de los grandes damnificados por la tormenta de granizo de este viernes. Tormentas de entre 5 y 10 minutos, pero que pueden causar graves destrozos. Zonas como El Temple, Gurrea, Alcalá de Gurrea y el Bajo Gállego en general, recibieron la tormenta que venía desde Zaragoza.

Se han visto dañadas muchas hectáreas de regadío, todavía sin datos oficiales, pero maíz, alfalfa, fruta o almendros, que es lo que se está cultivando ahora, es lo que se ha visto afectado.

También naves agrícolas sufrían en su estructura la fuerza de la piedra. El verano es una época de máximo riesgo, con tormentas que se forman rápidamente, y que descargan con violencia. Están los campos expuestos, y es un peligro que saben que corren, el Valle del Ebro y las zonas de alrededor son de riesgo. Ahora es cuando toca que empiecen a trabajar los seguros agrarios con los que los trabajadores del campo se intentan cubrir las espaldas ante estos sucesos.

Comentarios