La Universidad de Zaragoza ahorra más de un millón de euros con medidas de desarrollo sostenible

La Universidad de Zaragoza ha estimado en 1.059.572 € el ahorro generado por la implantación de distintas medidas de control y reducción del consumo de electricidad y gas natural dentro del Plan de Racionalización de la Gestión Económica de la Universidad de Zaragoza durante el período de enero del 2013 a mayo del 2014. A esta cantidad habría que añadir el ahorro que ha generado las medidas de racionalización en el uso del agua y que, sólo para el año 2013, se estima en 38.060 €.

Las medidas del plan aprobado por Consejo de Dirección de 31 de octubre de 2012 se han puesto en marcha únicamente con los recursos propios de la Oficina Verde y los Servicios de Mantenimiento de todos los campus, coordinados desde la Adjuntía al rector para Infraestructuras, realizando así internamente las funciones de una empresa de servicios energéticos para la propia institución.

El plan se inició con la auditoría de los principales centros de consumo que permitió identificar las acciones que debían llevarse a cabo y que incluían la racionalización de gastos y consumos y otras más concretas de calorifugado que evitaran pérdidas innecesarias de energía.

Entre las medidas se encuentran algunas orientadas a optimizar exclusivamente el consumo de electricidad, como la sustitución del alumbrado público por equipos de iluminación eficiente o de bajo consumo o la instalación de sistemas hardware que contabilizan el consumo y envían la información a un sistema central.

Otras medidas han permitido mejorar la eficiencia tanto en gas como electricidad como son las relativas a la gestión inteligente de la climatización. Cada día, cada responsable de mantenimiento recibe un mensaje con la previsión meteorológica del día y el horario recomendado de encendido y apagado de la climatización. Esto, junto con la centralización de la gestión, ha permitido adaptar el consumo a las condiciones meteorológicas reales y, mediante equipos registradores de temperatura y humedad, se realiza un seguimiento para asegurar unas condiciones adecuadas en las instalaciones. Estas actuaciones se han reforzado con medidas para frenar pérdidas energéticas o para ajustar el consumo como la instalación de válvulas termostáticas.

En lo relativo al consumo de agua, el trabajo de la Adjuntía se ha apoyado en campañas de sensibilización, detección de fugas y optimización de los sistemas de riego.

Además del ahorro económico que supone para la institución, a la satisfacción por este plan contribuye el excelente resultado medioambiental que supone haber reducido las emisiones de CO2 un 22,28%, si se comparan datos del año 2012 con el 2013. Pasar de una emisión de 14.844.267 Kg de CO2 a 11.536.295 Kg en 2013 ha sido posible gracias a la combinación del descenso de consumos energéticos por parte de la Universidad y a que el mix eléctrico español batió un record de utilización de energías renovables que no tiene emisiones asociadas.

La institución cifra en 637.055,64 € el ahorro que ha supuesto durante el 2013 la reducción de consumo eléctrico sobre la línea base. Y, el cálculo en los cinco primeros meses del 2014, alcanza los 180.118 €. Los datos, cuando se trata del consumo de gas, son de 169.750,11€ para el pasado año y de 72.648 € de enero a mayo de este año. El ahorro en agua sólo en 2013 ya se cifra en 38.060 €

En el año 2013, el Rectorado se marcó como objetivo reducir un 5% el consumo en energía eléctrica, térmica y agua. Sin embargo, la Universidad de Zaragoza consiguió reducir hasta un 13,25% su consumo eléctrico que se tradujo en una reducción de un 10,11% su gasto en electricidad, debido al aumento del 3% del IVA en ese año. El consumo de gas en el 2013 disminuyó un 11,03% y el de agua un 18,37%.

Para el año 2014, dados los excelentes resultados del año anterior, los objetivos en cuanto a reducción de consumo de energía eléctrica y térmica se fijaron en un 3% pero el balance de los meses de enero a mayo arrojan ya un ahorro de un 7,02% frente al año anterior. En el caso del gas ha sido de un 8,52%.

Aún es incierto saber si estos porcentajes se mantendrán o mejorarán en el balance final del año ya que las condiciones climatológicas influyen en el resultado aunque las previsiones son optimistas.

La institución se encuentra plenamente satisfecha por haber cumplido sobradamente los objetivos marcados y afronta con entusiasmo el futuro pero aunque para poder llevar a cabo más medidas sería necesario realizar inversión para modernizar instalaciones. Y, aunque esta sería rápidamente amortizable, actualmente es imposible llevar a cabo ninguna medida que modifique sustancialmente los resultados al carecer de presupuesto.

La Oficina Verde fue creada en septiembre del 2007 con el objetivo de alcanzar un modelo pleno de universidad sostenible. Su actividad gira en torno a tres ejes principales: introducir los valores ambientales en todos sus ámbitos (gestión de la institución, docencia e investigación y proyección social), minimizar el impacto ambiental de la Universidad y promover la formación para el desarrollo sostenible de manera transversal y la educación en valores sociales e individuales, en la convivencia pacífica y en la defensa de los derechos humanos.

La Oficina realiza numerosas actividades de sensibilización ambiental siendo las más populares la Caravana Aragonesa Universitaria por el Clima o la Andada de la Oficina Verde, mediante la cual se da la oportunidad de pasar un gran día conociendo el patrimonio natural que nos rodea.

Comentarios