El ciclismo del futuro se reúne en el Bajo Aragón

Este viernes comienza la XXXI edición de la Vuelta al Bajo Aragón, ronda por etapas que se disputa hasta el martes 12 de agosto. Organizada por el Club Ciclista Caspolino, la prueba cuenta con la participación de cerca de 200 corredores de la categoría cadete procedentes de los mejores equipos nacionales, entre los que se encuentran los aragoneses Verde Teruel, Lasaosa Productos Químicos de Huesca y GMC-Monaj-CC Zaragozano.

Un total de cuatro etapas forman la edición de este año, bajo la modalidad de challenge de ciclismo (es decir, pueden tomar la salida en todas las jornadas establecidas, aunque para optar a la clasificación general es necesario finalizar todas ellas dentro del tiempo de control que marque el jurado técnico).

A diferencia de ediciones anteriores, la lucha contra el crono abrirá la ronda aragonesa, con la disputa de una contrarreloj individual de 2 kilómetros de trazado por los alrededores de Chiprana. La segunda etapa tendrá lugar el sábado 9, con una etapa en línea de 50 kilómetros entre Nonaspe y Maella, ascendiendo en dos ocasiones el alto de El Tosal.

Al día siguiente se disputará la tercera etapa, con salida en la Cooperativa Ganadera de Caspe y llegada en Fayón, donde el puerto de Mequinenza será la única dificultad orográfica en los 54 kilómetros del recorrido.

La cuarta y última etapa tendrá lugar el martes 12, con salida de Fábara y meta de Caspe, donde los corredores habrán dado tres vueltas al tradicional circuito de la circunvalación de Caspe para completar los 54 kilómetros de la jornada.

Todos ellos tendrán la oportunidad de disputar una de las pruebas más destacadas de la categoría cadete, en la que se han podido conocer desde la base las aptitudes deportivas de corredores que posteriormente dieron el salto al campo profesional, como Fernando Escartín, David Cañada, Víctor Hernández, Luis León Sánchez, José Joaquín Rojas o Rafa Valls, entre otros.

Comentarios