Puerta Grande para Hermoso de Mendoza y El Juli

Había expectación por el cara a cara entre el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y El Juli y la verdad es que ambos estuvieron muy por encima de los toros de Fernando Sampedro y Santiago Domecq. Hacía muchos años que no se veía la plaza llena con un gran ambiente lo que fue un estimulo más para los dos toreros que salieron a hombros tras cortar cuatro orejas, dos a su primero, Hermoso de Mendoza y dos El Juli, al sexto de la tarde. Con días así da gusto ir a la plaza donde todo el mundo estuvo entregado desde el principio hasta el final.

Pablo Hermoso de Mendoza: dos orejas, oreja y oreja. El Juli: ovación, silencio y dos orejas. Ambos abrieron la Puerta Grande de la Plaza de Toros de Huesca por primera vez en esta Feria Taurina de San Lorenzo.

Antes del comienzo del festejo, los hermanos Tomás y Diego Luna entregaron una placa a Hermoso de Mendoza que está celebrando los 25 años de su alternativa, en presencia de El Juli.

Hermoso de Mendoza no dio tregua desde el comienzo y en el minuto uno ya empezó a transmitir emoción a los tendidos. Consiguió enganchar pronto al respetable con el dominio de su toreo a caballo, retando al toro al duelo. No dejó de ponerse delante de la cara del astado, a pesar de las pocas condiciones de su primero. A lomos de “Napoleón”, “Estudiante” y “Dalí” remató la faena matando con un buen rejón de muerte y se llevó las dos orejas.

En el tercero fue el toro más despistado, con poca transmisión. Salió con “Churumay” con el que intento tirar del hilo. Con “Viriato” levantó al público con banderillas cortas y “Pirata” remató con un buen rejonazo lo que le permitió cortar una oreja y sacar donde no había.

El quinto no terminó de romper, parado y buscando las tablas, Pablo Hermoso de Mendoza tuvo pocas opciones, pero aún así lo intentó una y otra vez. En esta ocasión con “Duende”, “Habanero” y “Pirata” de nuevo, con el que volvió a matar bien y cortó su cuarta oreja de la tarde, poniendo un buen broche a su actuación en Huesca en esta tarde tan especial.

El Juli comenzó con fuerza, elegante con el capote ante un toro noble y con mucha suavidad ya que pronto vio las escasas fuerzas con las que contaba su oponente. Con un buen toreo sacó tandas de mucho mérito con un buen toreo. Cuando había conseguido lo más difícil, falló con la espada. Los dos pinchazos le dejaron sin premio, aunque los tendidos le agradecieron la entrega con una ovación.

El segundo de su lote fue el peor. Lo mimó en el caballo y de nuevo lo intentó en los medios, pero la falta de casta le impidió cualquier lucimiento. Echaba la cara a arriba en las embestidas y El Juli se quedó con la decepción de no poder sacar provecho, aunque mató bien. Su labor fue silenciada.

Pero El Juli nunca se rinde y recibió al sexto, el mejor toro de la tarde, con una larga cambiada de rodillas y la afición se vino arriba. No quería dejar solo a Hermoso de Mendoza en su salida a hombros y lo demostró ya con el capote. El toro fue el único que cumplió ante el caballo y se comportó en banderillas y a partir de allí, el diestro madrileño lo hizo todo con la muleta. A pies juntos inició la faena y fue sacándolo hasta los medios para completar una buena labor y rematarla, por fin, con la espada para conseguir las dos orejas que le permitían salir a hombros, ante el delirio de la grada.

Buen final para un día importante en el que Hermoso de Mendoza y El Juli disfrutaron con su mano a mano en Huesca.

Este lunes tercera de feria con Padilla, Ferrera y Abellán con toros de Gerardo Ortega. Otro día para vivir buenas sensaciones.

Comentarios