Fallece Isaac Constante, pionero de la técnica en Radio Huesca

Isaac Constante, técnico Radio Huesca, oct 08

Radio Huesca está de luto. Este 11 de agosto fallecía Isaac Constante Royán, quien durante largos años fuera director técnico de esta emisora. Contaba con 79 años. Comenzó a trabajar en Radio Huesca en abril de 1953, siempre ligado al servicio técnico de la emisora. Con él desaparece el último pionero de la radio, ya que se incorporó a la emisora incluso antes de que, en 1956, Radio Huesca fuese comprada por la Caja de Ahorros, formando parte de una plantilla de profesionales que hicieron crecer la radio altoaragonesa de los años 50 y 60, hasta hoy en día. El funeral será este martes, a las 16.30 horas, en la Iglesia Parroquial de María Auxiliadora de Huesca.

De la mano de Isaac Constante, las emisiones de Radio Huesca con su centro emisor de Estrecho Quinto, llegaban a toda la provincia. En 1982, bajo la dirección de Luis Garcés, fue nombrado Subdirector Jefe Técnico. A partir de aquellos años llegó la expansión de la radio a toda la provincia, con la creación de nuevas emisoras de frecuencia modulada en Jaca y Barbastro, a las que seguirían otras más en Andorra, Caspe, Sabiñánigo, Monzón o las musicales de Huesca.

Isaac Constante vivió el traslado de Radio Huesca, desde la calle San Salvador a la calle Loreto, y de allí, ya en los años 90, a su actual sede en la calle Alcalde Carderera de Huesca. También fue protagonista de la transformación de las emisiones de OM a Frecuencia Modulada, y de los inicios de la radio digital, así como de la creación de Huesca Televisión. Isaac fue capaz de irse adaptando a las nuevas tecnologías, que marcaban los nuevos tiempos.

Siempre en su cuarto de técnica, Isaac Constante trabajaba infatigablemente en su mesa con soldadores, cables, válvulas o pequeños transistores, reparando magnetófonos, micrófonos o grabadoras. Mañana, tarde y noche, con un auricular en su oído, escuchando la emisión, siempre pendiente de que todo saliese bien, de que no hubiese cortes ni ningún problema. Era habitual escucharlo decir que dormía con la radio debajo de la almohada, y fueron numerosas las ocasiones en las que de madrugada debía acudir a Estrecho Quinto a reactivar la emisora, que se había desconectado.

Se jubiló en 1999, al cumplir los 65 años, con un buen número de planes para sus años de jubilación, entre los que se encontraba su amor por la música clásica. Hombre callado, alto, rubio y con unos intensos ojos azules, siempre mostró su bondad, no exenta de un cierto genio. Era habitual verlo hojeando, para estar al día cuando todavía no existía Internet, revistas y publicaciones sobre la tecnología radiofónica, en muchas ocasiones, llegadas incluso desde los Estados Unidos.

En Radio Huesca, Isaac conoció a quien sería su compañera inseparable a lo largo de varias décadas, Josefina Lanuza, voz inconfundible de las ondas altoaragonesas, con quien compartió vida personal y laboral, y con quien tuvo a sus hijas, Alicia y Clara.

Comentarios