Ferrera corta dos orejas en una tarde sosa

Antonio Ferrera con dos orejas, una a cada toro, y Miguel Abellán con una, fueron los nombres propios de una tarde en la que Juan José Padilla se fue de vacío con una corrida de Gerardo Ortega sin fuerza, ni fondo y transmisión lo que impidió el lucimiento de los toreros. Tercera de feria con aburrimiento en muchos momentos y donde solamente se animó con Ferrera en banderillas y la voluntad de los matadores.

Con tres cuartos casi en los tendidos se lidiaron toros de Gerardo Ortega que ni mucho menos estuvieron al nivel del año pasado. Juan José Padilla: silencio y silencio; Antonio Ferrera: oreja y oreja y Miguel Abellán, ovación tras aviso y oreja tras aviso.

No respondió la corrida a las expectativas creadas con tres toreros que están brillando en casi todas las plazas en las que están toreando en este mes de agosto.

Padilla se llevó el peor lote y no le valió ninguno de sus dos toros. Y eso que la afición oscense le volvió a mostrar el cariño que le tiene al de Jerez desde el paseillo. En su primero lo recibió con una larga cambiada, pero ya en el caballo se vio que el animal estaba justo de fuerzas y que no tardaría en venirse abajo, como así sucedió. Invitó a Ferrera a compartir el tercio de banderillas que arrancó los primeros aplausos. Poca transmisión en la muleta y prácticamente andando, Padilla se vio obligado a matar sin consecuencias y silencio en los tendidos.

En el cuarto, el toro de la merienda, las cosas fueron bastante parecidas, aunque fue con fuerza y fijeza al caballo, Padilla decidió no poner los palos para no castigarlo en la pelea, pero tampoco pudo hacer nada, a pesar de la voluntad del torero. Mató de media estocada y de nuevo silencio para un Padilla que no está acostumbrado a irse de vacío de Huesca. Aún así recibió aplausos en su salida.

Antonio Ferrera destacó con el capote, rematando con una media. En este caso fue el extremeño el que invitó a Padilla en banderillas. Buena colocación y aplausos de nuevo desde la grada. Parecía que tenía algo más de recorrido este segundo que se dejaba, lo que aprovechó Ferrera para hacer una buena tanda en los medios. Mató con una fea, pero efectiva estocada que le valió la petición de una oreja que fue concedida por la presidencia.

En el quinto, Ferrera destacó sobre todo con las banderillas donde se llevó la mejor ovación de la tarde, aunque se llevó un susto con un resbalón al salir de la colocación de un par. Alargó la faena, viendo que podía llevarse otra oreja y se decantó por desplantes y adornos, para arrancar los aplausos del sol y al final, aunque tardó en matar, consiguió su segundo trofeo.

Cerraba cartel Miguel Abellán que salió a por todas con el capote. Quiere aprovechar su buen momento en cualquier plaza y la Huesca podía ser un buen escaparate. Sacó lo que pudo de otro astado sin fuerza y que protestó en la muleta. Mató tras un aviso y se llevó la ovación como premio.

Y en el sexto, se vio lo mejor de un Miguel Abellán que vio como el toro sufrió una voltereta al salir del caballo que fue hacerle daño. Se fue decidido al sol, intentó bajar la muleta, pero se quedaba corto y, como Ferrera, decidió tirar por lo efectivo y torero de rodillas para conseguir que los tendidos de sol se metieran de lleno en la faena. Aunque mató de una buena estocada, al toro le costó morir y al final se llevó una oreja para cerrar plaza.

Este martes, día 12, toros de El Pilar para Enrique Ponce, El Fandi y José Mari Manzanares, buen cartel para cerrar las corridas a pie de la Feria Taurina de San Lorenzo.

Comentarios