El concierto de Ensemble Inégal, un viaje a otro espacio y lugar

Con Ensemble Inégal, la Iglesia del Carmen de Jaca acogió ‘Theatrum Musicum’, cuarto concierto del XXIII Festival Internacional En el Camino de Santiago que organiza la Diputación Provincial de Huesca. Su presencia en España forma parte del programa de actividades del Año de la Música Checa 2014 y cuenta con la colaboración del Centro Checo de Madrid. La soprano Gabriela Eibenová, Lenka Torgersen al violín y Adam Viktora al órgano y a la dirección, realizaron un concierto implecable, con composiciones de la música europea de los siglos XVI y XVII, como Monteverdi, Biber, Cabanilles o Mazák. Desde su fundación hace catorce años, el Ensemble Inégal se ha especializado en la música que va desde el renacimiento hasta el romanticismo.

El nombre Inégal, no solamente describe la variación en el número, la configuración de los intérpretes, sino que también habla de la versatilidad en el estilo y un acercamiento no convencional cómo única interpretación posible de los repertorios. En la Iglesia del Carmen de Jaca el grupo vocal e instrumental dio una lección magistral de matices, sonidos y silencios. Como decía Franz Kafka en uno de sus cuentos, "las sirenas poseen un arma mucho más terrible que el canto: su silencio. No sucedió en realidad, pero es probable que alguien se hubiera salvado alguna vez de sus cantos, aunque nunca de su silencio. Ningún sentimiento terreno puede equipararse a la vanidad de haberlas vencido mediante las propias fuerzas”.

El silencio es fundamento de cada concierto y de cada música. Como las sirenas, las piezas de Gabriela Eibenová surgían del silencio y volvían a él en la composición de su ‘Theatrum Musicum’. Eibenová ha ofrecido actuaciones con importantes orquestas, como la Czech Philharmony, Südwest Baden-Baden, Südwestfunk Freiburg, Prague Chamber Orchestra, al mismo tiempo que ha participado en más de una quincena de grabaciones en toda Europa, Israel y Japón. Sonidos, respiraciones, silencios fruto de la artesanía melódica. Fluir, teclado, canto y violín. Soberbios.

Un deleite que, aun sentados en Jaca, nos transportó en belleza y encanto a otro espacio y lugar. Se hizo corto el concierto de un Ensemble Inégal aplaudido tiempo antes, tanto por público como crítica especializada, en Europa y América. Tras Jaca, ahora actúan en Cantabria, en la Iglesia de San Juan Bautista de La Cavada y en el Santuario de Nuestra Señora de Latas de Loredo. Mientras, siguen sus ecos y su canto de sirena semisilenciosa, renacida y romántica.

Comentarios