UAGA considera insuficientes las medidas propuestas por la UE para la fruta de hueso

La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA) considera claramente insuficientes, a falta de conocer su concreción definitiva, las medidas propuestas por la Comisión Europea para solventar el actual colapso del mercado de fruta de hueso, debido a la crisis con Rusia. Valoran la puesta en marcha de actuaciones, pero creen que éstas no alcanzarán la efectividad necesaria para revertir la situación de mercado.

La Comisión Europea anunció ayer que pretende aprobar el aumento del 5% al 10% de la cantidad de producción que una Organización de Productores (OP) puede retirar para la libre distribución y que las medidas excepcionales de apoyo también estarían disponibles para no miembros de las OP con una financiación menor (50% del precio de retirada). UAGA solicita la puesta en marcha de la retirada y no comercialización de una cantidad suficiente de producto y de manera efectiva a nivel europeo. Creen que no sólo debe contemplarse la vía de la distribución gratuita que, si bien es adecuada, no es suficiente. El sistema de “no cosecha”, que consiste básicamente en inutilizar la fruta en campo y que actualmente está contemplado en las medidas de gestión de crisis de las OP, si se amplía a todos los productores del sector alcanzaría un mayor grado de efectividad, y permitiría la reducción de costes para agricultores y comercializadoras y, en definitiva a las arcas comunitarias, al suponer una indemnización más reducida.

Esta nueva crisis hace patente la necesidad de una revisión del sistema de crisis en el sector de frutas y hortalizas, que ha carecido de efectividad real tras su modificación en 2007, y la puesta en marcha de un “sistema de gestión de crisis grave". Aseguran que es imperioso establecer un sistema de retiradas ágil y accesible a todos los agricultores, financiado al 100% con fondos públicos y que actúe automáticamente con una compensación digna cuando los precios alcancen niveles que comprometan seriamente la rentabilidad del agricultor.

Por otro lado, COAG ha presentado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente un paquete inicial de medidas que permitirían paliar los efectos que el embargo a las exportaciones está produciendo en el sector agrario. Al margen de las actuaciones de choque necesarias para el sector de fruta de hueso y otros sectores que se ven implicados en el embargo ruso, UAGA-COAG dice que se debe llevar a cabo un control exhaustivo de precios percibidos por los distintos agentes de la cadena alimentaria, especialmente en el eslabón de la distribución. Se debe evitar la especulación en la cadena, tanto en el ámbito del Estado, como a nivel de la UE, de tal manera que los precios en destino se adecuen con rapidez a la situación de precios en origen y se controlen las caídas injustificadas en productos no afectados. Además, es necesaria la puesta en marcha de campañas de promoción que destaquen la importancia del consumo de frutas y hortalizas de temporada.

Otra línea de actuación es el reforzamiento del principio de preferencia comunitaria. En las circunstancias actuales, no se pueden realizar concesiones comerciales a ningún país tercero y han de comprobarse el estado de las relaciones con determinados países. La Unión Europea ha de entablar contactos y emprender actuaciones políticas con los socios comerciales preferenciales (Marruecos, Turquía…) o en proceso de alcanzar ese status (Mercosur) y que pretenden sustituir a los productos UE en el mercado ruso. Finalmente, se debe trabajar en la búsqueda de nuevos mercado para obtener resultados a medio plazo. La apertura de dichos mercados debería posibilitarse a través de la Unión Europea y no como estados independientes, de la misma forma que se produce la apertura a las importaciones de países terceros.

Comentarios