ISAAC, LA MIRADA AZUL DE LA RADIO

Queda un minuto porque lo dice el reloj digital de la mesa. La sintonía ya vuela por el aire, se enciende la luz roja, el micro ya está abierto, así que si todo está en su sitio, en unos segundos el milagro de la radio vuelve a producirse. Desde ese reloj, a la mesa de sonido donde salta la sintonía, el estudio donde vive la luz roja que alumbra las voces que salen por esos micros…todo eso y mucho más lo puso aquí, en Radio Huesca, Isaac Constante.

Dicen que se ha ido. Y sin embargo los que trabajamos en esta radio y en las emisoras de toda la provincia de Radio Huesca, sabemos que de alguna forma nos ha dejado su obra cada vez que ejercemos la profesión de comunicar.

Isaac te escuchaba callado, te miraba con esos inmensos ojos azules y siempre, siempre, encontraba solución. Como a Picasso, a él también, la inspiración, le pillaba trabajando. Hombre inteligente, con recursos y una mirada que no solo se posaba en el ahora, en el instante, porque era capaz de ver lo que los demás ni siquiera intuíamos. Cuando la técnica se declaraba en guerra, todos invocábamos a nuestro santo de cabecera: Isaac lo soluciona. Y como era un estudioso y curioso de todo lo que se movía en esa parte más dura de la radio –la técnica- Constante llegaba y en silencio, alumbrando con su mirada azul allí donde no llegaban las linternas…ponía solución.

Isaac, además, entendía muy bien las preocupaciones de los locutores, no en vano estaba casado con la “voz” de Huesca, Josefina Lanuza, lo que todavía potenciaba más esa empatía que nunca ha sido fácil entre válvulas, cables, antenas y las voces. Isaac sí.

Todos aprendimos con él que la radio es un equipo y que todo debe de estar bien engrasado y encadenado, porque nada es ajeno a nada en este mundo. La radio es un cuerpo con un mismo metabolismo donde si algo falla se va a notar.

Isaac se perdió el mundo digital, los podcast, el streeming, el twitter, la web en pleno apogeo…pero estamos convencidos de que lo intuía ya. A Isaac Constante le pegaba haber inventado algo y aunque no patentó ninguno de sus trabajos, debería de haberlo hecho porque facilitó tanto las cosas que todos sabemos que, lo que somos hoy, se lo debemos también a Isaac.

Dicen que se ha ido. Para nosotros no. Cada vez que usted sintonice Radio Huesca y sus emisoras, lo está haciendo gracias a Isaac.

Gracias Isaac. Porque los genios nunca mueren.

Todo el equipo de Radio Huesca.

Comentarios