Balance muy satisfactorio de la Policia Nacional tras las Fiestas de San Lorenzo

La Policía Nacional cierra el dispositivo especial de San Lorenzo con gran satisfacción en términos generales. En esta ocasión, las fiestas se han desarrollado sin ningún incidente grave digno de reseñar, si bien como todos los años ha habido incidentes relacionados con el consumo de alcohol y servicios de carácter humanitario.

El dispositivo de prevención diseñado dos meses atrás ha dado como resultado unos índices delincuenciales muy bajos. Los agentes se han desplegado en grupos, en binomios de paisano o de uniforme e incluso de forma unipersonal.

Las áreas sobre las que se ha trabajado más activamente son: Control del alcohol, tráfico de drogas y consumo en lugares públicos, propiedad intelectual, evitando la presencia masiva en zonas de gran afluencia de manteros, que de forma ilegal ofrecen producto falsificado, habiéndose intervenido numeroso material y detenidos algunos distribuidores del género falsificado.

Control de carteristas y descuideros, que si bien no pueden ser evitados en su totalidad, se ha incrementado notablemente en horas punta la presencia de agentes especializados en su localización así como a la salida de determinados espectáculos o durante la celebración de conciertos y actos culturales. Este tipo de delincuentes son muy difíciles de detectar y detener in fraganti, por lo que la lucha eficaz contra los mismos se consigue con la presencia en dichos lugares de agentes que los conocen y conocen su especial modus operandi.

Especial atención a zonas de aparcamiento y garajes tanto públicos como privados, evitando los robos con fuerza en el interior de vehículos. Control de accesos a la ciudad, tanto por transporte público como por carretera, donde se han practicado detenidos por delitos de tráfico de droga, situación irregular, contra la propiedad intelectual o por conducción bajo los efectos del alcohol.

La presencia de personal uniformado en distintas franjas horarias, vaquillas, actos culturales o populares durante la mañana, horas antes, durante y después de los festejos taurinos durante la tarde, así como las ferias, mercadillos y puntos calientes de la ciudad garantizaron el normal desarrollo de los mismos así como el impecable civismo demostrado por los oscenses y quienes visitaron la ciudad.

Si había una franja horaria de especial interés en la planificación de los servicios especiales de la Policía Nacional era la franja nocturna, especialmente en tres puntos de la ciudad: Zonas industriales, barrios y periferia de la ciudad, ferias y zonas de ocio nocturno y zona centro de la ciudad.

Finalmente existía este año una diferencia muy notable con los años anteriores, que no es otra que la peatonalización y exclusión del tráfico rodado por el centro de la ciudad. Este hecho dificultaba el análisis previo de cómo y dónde establecer patrullas policiales, y determinar que problemas podría haber para garantizar la seguridad de las fiestas.

La Policía Nacional ha desarrollado su trabajo contando con la colaboración de otros servicios como son la Policía Local, Seguridad Privada, Protección Civil y Cruz Roja dando como resultado el desarrollo de unas fiestas patronales en las que se ha vivido la fiesta con tranquilidad y civismo en general.

Comentarios