Huesca ha vivido unos meses tranquilos sin apenas peleas, atracos y robos

Comisaría Policía Nacional Huesca Policia

Huesca es una ciudad segura, es fácil vivir en ella, la gente es cívica, y no es difícil trabajar policialmente hablando. Así se expresaba en los micrófonos de Radio Huesca el Inspector Jefe y portavoz de la Policía Nacional Carlos García. Hace ahora un año de los incidentes que se produjeron en un local nocturno, que se tradujeron en varias peleas, algunas con consecuencias físicas muy graves, e incluso con agresiones a agentes. Pero aquello fueron sucesos centrados en un lugar, por una enemistad manifiesta, y después de eso han pasado unos meses muy limpios. San Lorenzo también ha sido muy tranquilo en cuanto a peleas.

Verse implicado en una pelea no implica nada bueno para las dos partes. A los daños físicos que te puedan producir o hacer tú, se suman los gastos económicos del juicio, que normalmente acaba con ambas partes condenadas, porque sus testigos tienen versiones opuestas. Si no hay cámaras de seguridad es complicado resolverlo. En Huesca ayuda que siempre alguien conoce a alguien que ha estado involucrado, y es más sencillo resolverlo, no como en otras localidades más grandes donde entra en escena el anonimato.

Respecto a otros delitos violentos, como atracos o robos con fuerza, Huesca también presenta unos niveles bajos. El más reciente un atraco a un estanco que se resolvió con la detención instantánea del autor, y los asaltos a bancos que ha habido en los últimos años también se resolvieron, aunque no es habitual que tengan lugar. Personas o grupos itinerantes suelen ser los causantes de robos con fuerza en vehículos, pisos o garajes, que tampoco se dan con frecuencia.

El centro peatonal, los polígonos vigilados con cámaras, y las patrullas, tanto de Policía Local como Nacional que recorren la ciudad hacen de Huesca un lugar seguro, pero en el que no hay que confiarse.

Comentarios