Las fiestas de Hostal de Ipiés con nombre propio, "cáñamo"

Con una degustación de dulces y salados caseros se iniciaban este jueves las fiestas de Hostal de Ipiés, localidad del municipio e Sabiñánigo. En esta ocasión van a contar el viernes 22 con la inauguración a las 19.00 horas del sendero de las "Balsas del cáñamo". Su alcalde de pueblo, José Antonio Escar, ha comentado que esta iniciativa estaba en la agenda de la Asociación de Vecinos de Jabarrella y que no podía dejarse pasar. Ha sido laborioso el poder encontrar los caminos de acceso alguna de las balsas y ha agradecido la colaboración de los propietarios de las mismas.

El sendero se encuentra en el inicio de la carretera de Lasieso. Las balsas pertenecen a las casas de Fadrín, Hermenegildo, Latrás, Martín Pablo y Usieto, todas ellas de Ipiés. Están situadas entre el barranco Malpaso, que viene de Ipiés y el de El Reguero, que nace al otro lado de la carretera de Huesca, y la acequia de riego. Esta servía para regar las huertas de Ipiés y mover el molino de Hostal de Ipiés, cuyo último propietario fue Pablo Artero.

En la plaza de esta población se pueden visitar dos exposiciones, la primera de ellas de objetos y material de cáñamo cocido en las balsas, conservados por los propietarios de las mismas y la segunda de utensilios pertenecientes al Museo de Serrablo, utilizados para trabajar el cáñamo.

También se ofrece un aperitivo y para acabar se proyecta el documental de Eugenio Monesma "El cáñamo en el Pirineo". Durante los años que el frente de guerra civil estuvo en la zona no se utilizaron. Se volvieron a usar a partir de 1.937, dejándose de emplear definitivamente por los años 50, cuando la industria textil catalana volvió a funcionar a buen rendimiento.

Comentarios