Objetivo del CITA: que nazcan corderos en cualquier época del año

Investigadores del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) han detectado nuevos genes asociados con la estacionalidad reproductiva en ovino. La innovación que supondría el uso de marcadores genéticos relacionados con la fertilidad-estacionalidad, tendría un gran impacto para aumentar la eficiencia de la producción y de la comercialización, evitaría el uso de hormonas, incrementaría la mejora genética por cada generación y aumentaría la competitividad de las explotaciones.

Esta nueva mejora genética reproductiva va dirigida a las cooperativas y productores de ovino de Rasa aragonesa, con la salvedad de que sus resultados son extrapolables a otras razas ovinas que se explotan en Europa, en las que estos problemas de estacionalidad reproductiva son generales.

El objetivo del proyecto fue el estudio de una nueva tecnología genética para eliminar la estacionalidad reproductiva en ovino con vistas a homogeneizar la producción de corderos a lo largo del año, ya que la raza ovina Rasa Aragonesa, presenta un periodo de anestro estacional (ausencia de manifestación del celo) que se prolonga de febrero a junio.

Esto provoca una estacionalidad de la producción de corderos y, por tanto, de los precios de venta, con variaciones superiores al 50% a lo largo del año. Ello dificulta tanto la organización del mercado del cordero como la planificación de la producción en las ganaderías.

El punto de partida fue la monitorización de la actividad ovárica y reproductiva de un rebaño localizado en la Borda de Pastores (Ayés), propiedad de Oviaragón-Grupo Pastores, durante los tres años del proyecto. Fue en este punto donde se categorizaron los animales por su actividad reproductiva.

Posteriormente, se procedió a  la búsqueda de genes asociados a la estacionalidad reproductiva en ovino mediante herramientas genómicas de análisis masivos mediante un microchip de ADN, revelando que en la raza Rasa Aragonesa existen varios marcadores genéticos asociados al carácter ciclicidad reproductiva en ovino.

Estos marcadores se encuentran en genes relacionados con los ritmos circadianos, que constituyen el reloj biológico de los mamíferos y por lo tanto regulan las funciones biológicas como la reproducción. Por tanto, es viable la selección de la raza para este carácter, y el uso de estos marcadores en la selección de reproductores.

También se ha puesto en evidencia la gran modulación del carácter ciclicidad por parte del estado nutricional/reservas de grasa del animal, destacando que las regiones genómicas o genes que modulan la estacionalidad cuando la hembra se encuentra con bajas reservas corporales, bien pudieran ser distintas a las que las regulan cuando éstas son óptimas en el animal.

La investigación se enmarca dentro del proyecto Impacto, liderado por Oviaragón y el Grupo Pastores, y en colaboración con el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), la Universidad de Zaragoza, y la empresa Nutrición Animal y Tecnologías Rústicas.  

El CITA, adscrito al departamento de Industria e Innovación del Gobierno de Aragón, es el responsable de liderar la parte genética y reproductiva del proyecto, con la dirección de los investigadores José Folch, jefe de la Unidad de Tecnología en Producción Animal, y Jorge Hugo Calvo, investigador del CITA-ARAID, al frente de un equipo de  especialistas en reproducción y genética.

Comentarios