Una gran marcha pone el colofón al 68 Campamento Nacional de Montaña

La cuarta jornada del Campamento Nacional de Montaña este jueves contaba con la participación de más de doscientos montañeros que tomaron parte de las cuatro marchas propuestas y que recorrieron el canal del Cinca y ascendieron a los picos del valle de Pineta del Collado de las Puertas, el Robiñera y el Montinier. Este viernes tiene lugar una marcha nacional que transita por el GR 11 de Pineta Espierba con tres niveles de senderismo, media montaña y alta montaña y que pone el colofón a cinco intensos días de montaña en el Valle de Bielsa.

La semana está discurriendo con buen tiempo y las actividades previstas por la organización de Montañeros de Aragón de Barbastro y la Federación Aragonesa de Montañismo están saliendo a pedir de boca. Sin duda todo un éxito de organizativo de este campeonato que la FEDME decidía celebrar en este año en la provincia de Huesca.

La jornada del sábado estará dedicada a visitas turísticas a Aínsa y Boltaña, Ruta de las Ermitas de Tella; Ibón de Plan o Basa de la Mora desde Plan; El canal del Cinca de Bielsa a Tella; Visitas turísticas al valle del Aure. Saint Lary Soulan, Arreau y lago de Genós Loudenvielle y Val Louron

Este jueves, medio centenar de senderistas partieron del embalse de Pineta para recorrer el camino del Canal del Cinca, quince kilómetros de caminata marcados por un sofocante calor que ha sido la tónica de las últimas jornadas.

En media montaña, se fusionaron las dos marchas previstas al Collado de Las Puertas, por Petramula, y los Lagos de La Munia por La Larri o por Collado de Las Puertas. Un grupo de setenta personas iniciaron la ascensión desde la aldea de Chisagüé hasta llegar a los ibones de La Munia, los lagos pirenaicos más visitados del valle de Pineta, de gran belleza. En los ibones la excursión se dividió en dos grupos: mientras unos optaron por el regreso –con un descenso de más de 1.000 metros de desnivel-, los más atrevidos decidieron realizar la travesía que lleva a los llanos de La Larri en la pradera de Pineta.

“Ha sido un recorrido espectacular por la visión de los ibones y ha gustado mucho a la gente. Además ofrece la magnífica vista de las Tres Sorores, Monte Perdido y las paredes de Pineta. Ha sido una excursión muy bonita que a todos los participantes les ha gustado”, señalaba la vicepresidenta de Montañeros de Aragón Barbastro, Carmen Guardia.

En las rutas de alta montaña, cuarenta montañeros encararon el Pico Montinier (2.317) desde Pineta. La marcha reina volvió a ser la del Pico Robiñera (3.003 metros), la ascensión más alta de todas las propuestas y que se realizaba por segunda vez. Un total de 36 intrépidos acometieron este ascenso que se saldó sin incidentes, como el resto de marchas.

En cuanto a los barrancos –que van a continuar hasta el sábado-, este jueves veinte personas realizaron el barranco seco, en su primer tramo, de Escuaín, con un inicio con rápeles de más de 30 metros, hasta alcanzar las gargantas de agua del olvido valle de Escuaín.

Por su parte los más pequeños tuvieron doble sesión en el campamento infantil de descenso de barrancos y de iniciación a la tirolina. Algunos montañeros han optado por recorrer el valle de Bielsa y Pineta por su cuenta o por descansar ante la última jornada de este viernes, para reservar fuerza de cara a la marcha nacional que transita por el GR 11 de Pineta a Espierba (con tres niveles: senderismo, media montaña y alta montaña).

La presencia de 350 montañeros llegados de prácticamente todos los rincones de España y de 40 voluntarios de Montañeros de Aragón Barbastro está dejando beneficios en la economía de los valles de Pineta y Bielsa, cuyos establecimientos hosteleros dan por salvada la última semana de agosto, la más floja del mes.

Comentarios