Guara quiere mejorar su atractivo

Superada la localidad de Arguis a través de la N-330, la carretera relevada por el moderno trazado en la estribación sur del Monrepós, un cruce sirve de acceso a la pista norte que surca esta vertiente del Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara. La pista recorre Belsué, Lusera, Nocito, Bentué de Nocito, Used y Bara, núcleo en el que muere el trazado y en el que sus escasos pobladores tratan por todos los medios de mantener la actividad y su propia presencia.

Esta pista norte es el acceso septentrional a un extenso territorio que oscila desde los 430 metros de altura, en la salida del río Alcanadre, hasta los 2.077 metros de la cumbre del Tozal de Guara. Pablo Munilla, director general de Conservación de Medio Natural del Gobierno de Aragón, visitó la zona con la idea de explorar sobre el terreno las posibilidades de prolongar esta pista y cerrar una especie de anillo de circunvalación de todo el parque Natural.

“Estamos barajando la idea de prolongar la pista para unir Bara con Nasarre y continuar por la ruta que lleva a Las Bellostas. De momento, es solo una intención y habría que hablarlo con la gente que vive o visita habitualmente estos pueblos. Hablarlo, en definitiva, con los habitantes del propio territorio”, explica Pablo Munilla. Se trata, en definitiva, de sondear opiniones sobre un proyecto de unos dos kilómetros y medio en los que se vienen a ganar unos 200 metros de altitud con una pendiente máxima del 8%.

Es cierto que la actual pista no se encuentra en buenas condiciones debido, en parte, al tránsito de camiones que transportan madera de algún aprovechamiento forestal. Las tormentas han hecho el resto en un verano donde el mes de julio fue solo “regular” en su primera quincena desde el punto de vista de afluencia de visitantes aunque parece que el mes de agosto puede cerrarse con unas cifras más positivas que ya empezaron a percibirse en la segunda quincena del mes anterior.

El hecho de que la temporada para visitar los 120 barrancos del Parque se prolongue desde abril hasta octubre posibilita mantener un cierto optimismo en cuando al mantenimiento del número de visitantes, cada vez más preparados y equipados para saldar sin ningún tipo de incidente serio la visita.

Algún cálculo de los empresarios relacionados con la hostelería y el turismo de aventura apunta a que los cañones de Guara, muy publicitados como destino turístico en Francia, determinan por encima del millón y medio de euros los ingresos en una temporada media y dos millones si el número de visitantes mejora, unos visitantes que se caracterizan por su fidelidad a estos parajes. Solo las pasarelas instaladas sobre el río Vero registraron 90.000 visitantes en 2013.

El Parque dispone de tres centros de interpretación para obtener todo tipo de información, después de la reapertura del de Arguis este mismo verano. Una techumbre en mal estado y diversos problemas de humedad mantuvieron el Centro de visitantes cerrado durante casi dos años. Una inversión de 30.000 euros por parte del departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón ha posibilitado su reapertura.

Los otros dos centros de interpretación se encuentran en Bierge y Santa Cilia de Panzano. Además del atractivo de los cañones, el reclamo más importante. El Parque cuenta con otras figuras de protección como la de Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC). Una red de senderos permiten recorrer los lugares más espectaculares de este entorno.