“La juventud, a día de hoy, sólo puede escoger entre precariedad, fracaso y exilio”

Consejo de la Juventud de Huesca

Tras los datos publicados por la DGA, en el informe de Garantía Juvenil de 2014, en los que se indica que casi 850.000 jóvenes aragoneses se encuentran en situación de desempleo, con una tasa del 54%, debemos denunciar ante el silencio de las administraciones que la juventud aragonesa se encuentra en una situación de extrema necesidad.

La actual coyuntura socioeconómica que atraviesa la Comunidad Autónoma y la provincia de Huesca ha llevado a una situación insostenible para muchos jóvenes que no pueden emanciparse por falta de recursos siendo, que en el mejor de los casos, la ocupación laboral que encuentran no les permite una vida autónoma, como consecuencia de las políticas precarias que el mercado laboral ha incorporado con la llegada de la crisis.

El informe señala que dentro de la juventud existen dos grandes grupos, que se dividen entre los y las jóvenes que tienen de 16 a 19 años y entre los de 20 a 24. El primer grupo, cuando se encuentra trabajando, se caracteriza por la baja cualificación de sus cometidos, mostrándose deficiencias como la de no saber trabajar en equipo, tomar decisiones… Dentro de este grupo, los que estudian, se caracterizan por un abandono temprano de su formación, la desmotivación es causa de ello y deriva en inactividad. En suma – señala el informe - les faltan hábitos y recursos en la búsqueda de empleo y desconocen el mercado laboral y sus actuales características. Este grupo presenta una serie de hándicaps que les lleva a tener, por lo general, una baja autoestima.

El segundo grupo de entre 20 y 24 años de edad, cuando se encuentra trabajando, destaca entre sus debilidades que tienen pendientes de desarrollar competencias transversales como el trabajo en equipo, la autonomía, la toma de decisiones, etc. Los jóvenes no trabajan presentan rasgos de negatividad, impulsividad, poca exigencia, escaso autoconocimiento y dificultad en la reincorporación al sistema educativo/formativo.

El ostracismo al que, las Administraciones Públicas y demás sectores implicados en la mejora de nuestras condiciones de vida, nos tienen sometidos no hacen más que acrecentar las escandalosas cifras de paro y de emigrantes, resultando una cuestión de interés general que la generación de jóvenes mejor preparados de la historia de España y de Aragón puedan contribuir con el avance de su territorio, logrando una estabilidad socio – laboral que actualmente se nos niega, obligándonos al exilio, y eso a pesar de que los jóvenes nos motivamos por sí solos, nos esforzamos e implicamos, manejamos con fluidez las tecnologías, aprendemos con rapidez y tenemos amplia disponibilidad y flexibilidad horaria, como asevera el propio informe.

Estas son las consecuencias de las políticas de austeridad en materia de juventud que venimos sufriendo desde el inicio de la crisis. La crisis laboral es una permanente amenaza a los intereses de los jóvenes, quienes creemos que nuestras condiciones laborales serán cada vez más precarias, encontrando un claro desajuste entre la oferta y la demanda en el mercado, que solicita un nivel de formación y experiencia cada vez más alto.

Por todo ello solicitamos, de las Administraciones Públicas de Aragón y al Ayuntamiento de Huesca, que modifiquen sus políticas de juventud y den una salida real y efectiva a miles de jóvenes que pudiendo contribuir en el desarrollo de las ciudades, no les queda más elección que el fracaso, el exilio o someterse a la precarización.