Más quejas sobre acceso y menos de becas de comedor al Justicia de Aragón

Se acerca el curso escolar y el área de educación del Justicia de Aragón a comienzos del nuevo curso refleja un aumento de las quejas sobre acceso y un descenso de las referidas a las becas de comedor y material escolar.

En Huesca las principales quejas relacionadas con el proceso de escolarización hacen referencia al colegio Pedro J. Rubio. Sobre la situación de las familias que no han obtenido plaza para sus hijos en este centro y la posibilidad de abrir una tercera vía, la Administración informó al Justicia que la solución definitiva se tomará durante las primeras semanas de septiembre. 

Pendiente de respuesta por parte de la Administración se encuentra la queja de varios padres de Jaca que reclaman para sus hijos una plaza en la escuela pública. Dado el inminente comienzo del curso y el hecho de que son 5 niños, el Justicia pide flexibilidad para que puedan estudiar en la opción que más se ajusta a sus pretensiones. 

Sobre las becas de comedor, en tramitación en este momento se encuentra la queja de una familia disconforme con la exigencia de tener que presentar la Renta de 2012 siendo que en la actualidad su situación económica es mucho más precaria. Sobre este asunto, el Justicia ya ha tenido ocasión de pronunciarse considerando excesivo el tiempo que transcurre desde la fecha de la Renta solicitada y el momento actual, casi dos años, sobre todo teniendo en cuenta los constantes cambios que se están produciendo actualmente en el mercado laboral, como puede ser la pérdida del empleo de alguno o ambos progenitores.

En los próximos días el Justicia se pronunciará sobre la oferta de plazas públicas de 0 a 3 años, insuficiente para atender la demanda sobre todo en las capitales de provincia y poblaciones importantes. Como ya hiciera en anteriores ocasiones, el Justicia de Aragón sugerirá a las Administraciones que, o bien incrementen el número de plazas en las guarderías, o bien concedan ayudas para las familias que tienen que matricular a sus hijos en centros privados, como ya hace el Ayuntamiento de Huesca.