200.000 euros de la DPH para los servicios sociales de las comarcas y para prevenir toxicomanías

Comisión Bienestar Social DPH

La Diputación Provincial de Huesca ha resuelto la convocatoria de ayudas para financiar los servicios sociales de base de las comarcas altoaragonesas. Se han aprobado 200.000 euros en dos líneas diferenciadas. 145.000 euros servirán para ayudar a financiar el mantenimiento de los propios centros comarcales, así como para que éstas puedan continuar con los programas específicos que llevan a cabo en este ámbito. En cuanto a la convocatoria de subvenciones para la prevención y la lucha contra las toxicomanías, los 54.000 euros disponibles se han repartido entre seis entidades sin ánimo de lucro que trabajan en la provincia de Huesca.

Audio sin título
Audio sin título

Por comarcas, las ayudas se han distribuido de forma bastante similar entre las diez comarcas, que reciben entre los 10.509 euros de Cinca Medio hasta los 19.402 de la Ribagorza. El presidente de la Comisión de Régimen Interior y Bienestar Social de la Diputación, Miguel Luis Lapeña señala que este reparto atiende, entre otros, a criterios poblacionales y de número de municipios y sedes que hay en cada comarca.

Con estas ayudas la Comarca de la Jacetania continuará trabajando en dos líneas, una en favor de los transeúntes y personas sin hogar, y otra de servicios complementarios a la Ayuda a Domicilio, en este caso de Podología. De la misma forma, la Hoya de Huesca podrá seguir con su programa de transporte social adaptado que se conoce como “Puerta a puerta”, así como con las becas escolares para material y comedor. Por su parte, la Comarca del Somontano dirige esta subvención al transporte de personas mayores al servicio de Podología del Centro de Día-Residencia, mientras que La Litera la empleará para su programa de fisioterapeuta domiciliario y para contratar a un monitor para personas mayores.

En el caso de la Comarca de Sobrarbe, desarrolla un programa de fisioterapia a domicilio, mientras que en el Alto Gállego uno autonomía personal en personas mayores, en el Bajo Cinca al programa Espacio familiar 2014, y en Monegros trabajan en la prevención e inserción social de menores en situaciones de riesgo.

A la Comarca de la Ribagorza esta ayuda de la DPH le servirá para contribuir a financiar tres programas: uno de apoyo a cuidadores de personas dependientes, otro de alojamiento temporal de urgencia y otro de estancias temporales en centros para personas dependientes, y a la del Cinca Medio a la movilización de enfermos encamados en su domicilio.

AYUDAS PARA COMBATIR LAS TOXICOMANÍAS

La Diputación también ha aprobado la concesión de subvenciones a entidades sin ánimo de lucro que trabajan en el ámbito de las toxicomanías, al que se han destinado 54.000 euros. Estas ayudas llegarán a los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca, en concreto para O'Fogar, en funcionamiento desde hace casi veinte años. Se trata de un programa de intervención psicosocial para consumidores de drogas que se desarrolla en la Casa Familiar San Lorenzo y a través del cual se intenta desintoxicar, rehabilitar y reinsertar a estas personas, favoreciendo su competencia personal y social. También a la delegación aragonesa de la Fundación Cruz Blanca, con el objetivo de continuar con el programa O'Cambalache que, además de dedicarse a la atención de personas con abuso o dependencia de este tipo de sustancias, tiene una vertiente de sensibilización social.

Entre los proyectos incluidos también se encuentra el que desarrolla la Asociación Ibón de Drogodependencias, con actividades encaminadas a la prevención, sensibilización y atención de las drogodependencias en la Comarca del Alto Gállego.

Asimismo, también contarán con la ayuda económica de la DPH el Centro de Solidaridad Interdiocesano de Huesca (CSIH) para su programa de intervención psicosocial directa de adicciones y de prevención y atención en situaciones de riesgo con adolescentes, jóvenes y familias, la Federación Cristiana de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (Fecaparagón) para el proyecto Prioridad 0.0, y la Fundación APIP-ACAM.