Huesca supera durante cinco meses seguidos el límite de ozono permitido

 

Al igual que el año pasado el límite AOT40 del ozono, que sirve para proteger la vegetación de este gas oxidante, ha vuelto este verano a superarse en Aragón. Las estaciones de control de Teruel, Monzón y Bujaraloz han superado el máximo legal, además de Huesca, en donde también se ha superado la media de los últimos cinco meses que obligará, legalmente, a preparar un Plan de Mejora de la Calidad del Aire.

Dicho plan conlleva, entre otras cosas, lo que Ecologistas en Acción lleva tiempo solicitando como medida preventiva, que es la elaboración de estudios que permitan determinar el origen de los precursores de ozono y planes de acción para limitar los máximos de este contaminante. Medidas que pueden implicar el cierre temporal de industrias contaminantes (centrales térmicas, cementeras, etc.) o limitaciones al tráfico rodado, tema tabú en España.

El ozono en Aragón afecta sobre todo a las áreas rurales en los meses más soleados y, aunque no suele presentar picos muy altos, mantiene unos niveles medios que la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) y la Unión Europea consideran peligrosos para la salud de las personas, así como para la vegetación, tanto la natural como la cultivada.

La sensibilidad de las plantas al ozono varía según las especies vegetales y otras variables, como las climatológicas, pero en general debilita las plantas haciéndolas más sensibles a plagas y disminuyendo su capacidad fotosintética. Cuando los límites son superiores pueden, incluso, afectar a la salud de las personas.

Muchos estudios llegan a la conclusión de que la contaminación por ozono ocasiona importantes pérdidas en las cosechas y que este gas afecta a cultivos tan importantes como el del trigo o la patata. Ecologistas en Acción considera que el Gobierno de Aragón debe tomarse en serio este problema ambiental y que urge tomar medidas al respecto sin esperar a que la Unión Europea nos obligue a ello.

Superados los límites permitidos

El ozono troposférico (O3), o de las partes bajas de la atmósfera, es un contaminante secundario que se forma cuando otros contaminantes emitidos por el hombre, los precursores de ozono, reaccionan entre sí ayudados por la radiación solar. La concentración de este gas oxidante sufre grandes variaciones diarias debido a las complejas reacciones químicas que sufre el ozono y en general alcanza sus máximos durante las horas de más insolación en primavera y verano.

 

Ecologistas en Acción ya denunció a principios de agosto que se había sobrepasado el límite legal para la protección de la salud humana en la estación de control, de la Red Regional de Inmisión de Contaminantes Atmosféricos de Aragón (RRICAA), que el ejecutivo autónomo tiene en Bujaraloz.

Tras conseguir los datos horarios del ozono hasta el mes de julio, obtenidos con retraso por la supresión de la web  de “aragonaire”, Ecologistas en Acción ha podido comprobar que en cuatro estaciones de la RRICAA se han superado también los límites legales que la Unión Europea ha establecido para proteger la vegetación, el denominado AOT40. Dicho límite está en 18.000 microgramos/m3 x hora y las estaciones de Monzón (con 18.214), Huesca (con 19.509), Teruel (con 23.307) y Bujaraloz (con 24.194) lo han superado con amplitud.

En el caso de Huesca también se ha superado el límite de 18.000 microgramos/m3 x hora en el promedio quinquenal que va del año 2010 al 2014, que es de 18.394.