Replega cierra sus puertas consolidándose como referente nacional del coleccionismo

replega

Chorche Paniello, director de Replega, hacía un balance muy satisfactorio de la undécima edición de esta Feria del Coleccionismo General y Popular, que se celebraba durante todo el fin de semana en Monzón. Un año más, la muestra se convertía en una cita multitudinaria, donde se establecían nuevas relaciones. Ello hace pensar a la organización en seguir creciendo de cara a la próxima edición.

Audio sin título

En la tarde de este domingo se cerraban las puertas de esta feria, que ha estado marcada por las altas temperaturas. En ese sentido, Paniello, al igual que algunos expositores, indicaban la necesidad de acondicionar tanto la Nave de la Azucarera como la carpa de intercambio que se instalaba en el exterior del recinto ferial.

Pese a ello, la muestra deja muy buen sabor de boca entre la organización y los asistentes. Preguntados a algunos de ellos por las ventas, señalaban que la crisis se sigue notando, ya que la gente no se gasta tanto dinero como años atrás. Sin embargo, la mayoría se mostraban satisfechos con las transacciones realizadas, y destacaban el buen ambiente que se vive en este tipo de encuentros.

Más positiva si cabe era la opinión que se llevaban los coleccionistas que acudían a la cita a intercambiar objetos de diversa índole. Según decían, siempre se realizan muchos cambios, y acaban consiguiendo algún ejemplar que llevaban mucho tiempo buscando.

Los datos de Replega hablan de una asistencia de unos 5.000 coleccionistas, además de la participación de 70 comercios especializados y 30 asociaciones y clubes, procedentes fundamentalmente de Cataluña.

La muestra se completaba con 11 exposiciones: nueve de ellas estaban organizadas y pertenecen a varios montisonenses, siendo la de “Los Sirex: 50 años de la escoba de Javier Castro”, la única realizada por un especialista en música procedente de otra localidad. Durante la feria también se celebraba, por cuarto año consecutivo, el encuentro internacional de coleccionistas de pins, con aficionados procedentes de Portugal y Francia.