El Taller de Pintura al Fresco de Bagüés marca un antes y un después en la dinamización del patrimonio

‘El Taller de Pintura al Fresco de Bagüés ha supuesto un antes y un después para la valoración y dinamización de nuestro patrimonio’. Son palabras de la directora del Museo Diocesano de Jaca, Belén Luque, que ha valorado de forma totalmente positiva la experiencia de este Taller de Pintura al fresco que piensa ya en su quinta edición.

Después de este año, los organizadores volverán a hacer durante las próximas dos ediciones talleres de iniciación, para en un futuro repetir la experiencia de Bagüés en otros lugares. La idea es la misma, reproducir pinturas originales en iglesias en las que después del taller se queden los trabajos expuestos de forma permanente.

Para Belén Luque, ‘el fin de semana de Bagüés ha sido mucho más que el propio taller y los trabajos. La experiencia humana y haber vivido como se hacía hace 900 años ha sido inolvidable’. Y en cuanto a lo esencial‘se ha conseguido valorar y dinamizar nuestro patrimonio, porque después de esto hay mucha gente que quiere conocer Bagüés, su entorno, y eso es lo más importante’.

Los trabajos que se han hecho en Bagüés no se podrán ver hasta dentro de unas semanas, porque ahora las pinturas tienen que asentarse, pero tanto alumnos como organizadores han acabado muy satisfechos después del fin de semana dedicado a revivir cómo trabajaban los maestros pintores de la Edad Media.

El taller lo han organizado Proyecto Fresco, el Museo Diocesano de Jaca, la Asociación Amigos del Románico y la Asociación Sancho Ramírez. Tras la respuesta de los alumnos y los resultados obtenidos, los organizadores no tienen duda de la continuidad de esta actividad.