La Guardia Civil imputa a un individuo como presunto autor de la falsa amenaza de bomba en Aínsa

J.A.R.R., de 50 años y vecino de Lucení (Zaragoza) ha sido imputado como supuesto autor de un delito de desórdenes públicos, consistente en comunicar falsamente la colocación de un artefacto explosivo.

Como consecuencia de esta falsa llamada el establecimiento sufrió perjuicios económicos al no poder atender a sus clientes en el servicio de mediodía, y durante el resto de la jornada debido a la alarma social creada, no se registró ningún alta en el establecimiento. Una vez finalizadas las diligencias instruidas por el Grupo de Información de Huesca, se han entregado en el Juzgado de lo Decano de los de Zaragoza.

El pasado día 6 de septiembre a las 12’45 horas se recibió una llamada telefónica en la central 062 de la Guardia Civil de Zaragoza, en la que se informaba de la existencia de un artefacto explosivo en un establecimiento hostelero de la localidad de Aínsa (Huesca) y que haría explosión a las 14’00 horas.

Pasado aviso a la Comandancia de Huesca, se activó inmediatamente un dispositivo de seguridad por parte de la Guardia Civil de Aínsa, hasta la llegada de apoyos especializados, procediendo al desalojo de los trabajadores y de las personas que en ese momento se encontraban en el edificio.

Apenas unos minutos más tarde el edificio estaba desalojado y se estableció un perímetro de seguridad de unos 150 metros para impedir el acceso de vehículos o personas, por lo que quedó cortada la carretera N-260 a su paso por Aínsa, habilitando un paso alternativo para la circulación por otra vía.

Desde la Jefatura de Comandancia de Huesca se dispuso el protocolo establecido para este tipo de situaciones, dirigiéndose al lugar el Equipo de Especialistas en Búsqueda y Localización de Explosivos (EBYL), que realizaron un primer rastreo en el edificio por si existiera algún objeto sospechoso, resultando negativa la búsqueda.

Posteriormente un Guardia Civil del servicio cinológico junto con el perro de localización de explosivos accedió al establecimiento hostelero para realizar una búsqueda más intensiva y, tras más de treinta minutos inspeccionando el lugar, el guía dio por finalizada la búsqueda con resultado negativo. Sobre las 15’10 de la tarde se procedió a restablecer la circulación en las calles adyacentes y al realojo de las personas desalojadas. En el dispositivo participaron agentes de Seguridad Ciudadana, búsqueda y localización de explosivos, tráfico y un guía canino.

En el mismo momento en que se tuvo conocimiento de la amenaza comenzó una investigación por parte de distintas Unidades de la Guardia Civil de Huesca y Zaragoza, determinándose que la llamada se había realizado desde una cabina del barrio zaragozano de Casetas, por lo que se emprendieron las gestiones oportunas para la búsqueda y localización del autor de los hechos.

Tras el estudio de la información recabada, se determinó que el supuesto autor de la llamada era un individuo cuya pareja había estado trabajando en el establecimiento amenazado, finalizando reciente y repentinamente su relación laboral. Por todo ello se inició un dispositivo de búsqueda y localización del sospechoso, llevándose a cabo la imputación del delito en la mañana de este juevesen el acuartelamiento de Casetas.