Huesca ha perdido al menos 7 médicos rurales en los últimos dos años

Los pueblos del Altoaragón han perdido al menos 7 médicos en los últimos dos años, por lo que las localidades que han reducido sus consultas o las han perdido por completo se multiplican. Este lunes se hace efectiva la del centro de salud de Ayerbe que atendía a Biscarrués o Ardisa, y también se hace oficial una en Tolva que hace unos meses ya se acumuló al centro de salud de Benabarre.

El Departamento de Sanidad enmarca estas amortizaciones dentro de un programa de reorganización necesario en un momento de “importante disminución de población”. Argumenta que en el caso del puesto que se amortiza en la zona de Ayerbe el profesional atendía 147 tarjetas sanitarias, el segundo más pequeño del sector, y que con la fusión sigue por debajo del mínimo de 500 pacientes recomendados por la OMC para médicos rurales.

Desde el sindicato de médicos de atención primaria en Aragón (Fasamet), su secretario Jesús Rodrigo se queja de que esta reorganización no ha servido para consolidar plazas en zonas urbanas donde haya aumentado la población. Sólo se han consolidado 2 de esas plazas en el centro de salud de Huesca Rural en la capital oscense, pero son 2 plazas que antes ya existían por lo que el personal eventual que allí se encontraba ha desaparecido, explica. La situación de los médicos rurales debe tener en cuenta la enorme dispersión geográfica, puntualiza. Recuerda también que son los profesionales los que usan sus vehículos particulares sin compensación por kilometraje.

Los datos del sindicato son los siguientes: Desaparición de las dos plazas de Biscarrués y Tolva; hace algo más de un año se trasladó al médico del municipio de Casbas de Huesca y al de Lupiñén; otra plaza ha desaparecido en la zona de Abiego, una más en la de Berdún y otra en la zona de Lafortunada. De todas ellas sólo se han creado dos plazas que ya existían como eventuales y lo han hecho en Huesca capital.