Grandes recreaciones históricas, teatro y música antigua llenarán de color “Huesca, leyenda viva”

La semana que viene la capital oscense viaja al Medievo con el nuevo festival “Huesca, leyenda viva”. El componente teatral y musical va a ser protagonista con decenas de representaciones que ocuparán calles y espacios históricos durante los siete días de celebración. El acto central tendrá lugar el domingo día 28. Un homenaje al rey Ramiro II con el desfile del cortejo real que comenzará a las ocho y media de la tarde en la plaza de la Universidad y finalizará en la plaza San Pedro.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Un recorrido que contará con elementos históricos que irán desde los trajes hasta la música. Cualquier ciudadano podrá participar ataviado con atuendos medievales. Para ello debe ponerse en contacto en el correo electrónico huescaleyendaviva@huesca.es

El sábado será día de recreaciones históricas de la mano de la empresa Medievalia, que prepara una ambiciosa puesta en escena que promete ser fiel a la historia sin perder dramatismo y espectáculo.

El viernes 26 y sábado 27 la compañía Viridiana ha coordinado grupos de toda la provincia para realizar cinco espectáculos que recorran, a pie de calle, los cien años más decisivos del Reino de Aragón.

La música y la poesía ayudarán a que la ciudad se traslade siglos atrás. Huesca aporta las interpretaciones de la Coral oscense en el cortejo que acompañará las exequias de Ramiro II El Monje o el concierto de Vidente Stella cuando éste llegue a la plaza de San Pedro.

Destacan los conciertos de Luis Paniagua y Begoña Olavide, y Axivil Aljamia. Con ellos algunos de los mejores representantes de la música antigüa nacional participarán en el festival.

La nota ecléctica la dará el concierto de electrónica mezclada con sonidos de campanas de Justo Bagüeste.

Los niños también tendrán tres pases diarios de cuantacuentos de leyendas como la del Gigante dormido de Guara a cargo de la asociación cultural El Globo.

Todas estas actividades podrán verse en las calles y plazas de la ciudad o en escenarios de lujo como la sala de la Campana de Huesca o los claustros de San Pedro.