Los premios Calibo despiden las fiestas de Graus

Premios Calibo Graus

El Homenaje a la Ribagorza, era, prácticamente, el acto que cerraba las fiestas de Graus. Los Premios Calibo de la XXVII edición recaían la banda de música de la Asociación Cultural Gradense, el complejo hotelero Bellavista-Subenuix y la Orden de las Carmelitas. El acto contaba con la participación de producciones teatrales Los Navegantes, convertidos en Baltasar Gracián y Furtaperas, maestros de ceremonia, y el grupo El mantel de Noa que ponía música al evento.

El calibo a la labor social era para la Comunidad de las Hnas Carmelitas de Graus

en reconocimiento a la labor social y cultural prestada a la sociedad de Graus y de la comarca a la largo de 150 años de existencia de la Orden en la villa. Por labores de asistencia a personas necesitadas, enfermos y transeúntes, por haber pasado por sus aulas de enseñanza: infantil, primaria y media, cuatro generaciones de grausinos, por prestar servicios de guardería infantil y, posteriormente, de asistencia y atención a los ancianos cuando se demandaron por la sociedad y no eran prestados todavía por las instituciones públicas.

La hermana Mª Ángeles González Iza, vicaria provincial de la congregación, recordaba la llegada de la congregación a la villa, en el año 1866, para la enseñanza de párvulos y atender el hospital San Lorenzo. No olvidó citar “a la madre de Graus” la hermana Carmen de San Luis, superiora durante más de 60 años, las bodas de oro de la Fundación en 1916, los duros años de la guerra y la posguerra, y como con el paso de los años se han ido acomodando a las necesidades de la villa, labores en las que han participado más de 130 hermanas.

El calibo a la mejor labor empresasrial era para el complejo hotelero Bellavista Subenuix en reconocimiento a la dedicación de la familia Murillo durante más de treinta años y varias generaciones al frente del negocio familiar.

Santiago Murillo, recordaba que fue en 1980 cuando sus padres, Jaime y Amparo, abrieron las puertas del restaurante, al que siguieron, añadía, muchos años de trabajo. Destacaba, como pate del éxito, el encanto de la Ribagorza y sus vecinos, y se refería a la diversidad y globalidad del territorio como algo posiitivo para el desarrollo turístico.

El calibo a la mejor labor cultural lo recogía la Banda de Música de la Asociación Cultural Gradense por la gran labor realizada en la formación musical de muchos jóvenes de Graus, también por implicación en la programación cultural local y comarcal, colaborando en las actividades que a lo largo del año se celebran.

Rafa Macarulla, presidente de la asociación, recordaba que en 2015, la banda cumplirá 15 años desde aquellos inicios como banda de tambores y cornetas. En el año 2000 se creó la fundación, y se convirtió en banda. Desde 2006 la dirige Javier Pérez Raso y, en la actualidad cuenta con una sección juvenil que forman 15 niños. Macarulla repasó las muchas actuaciones y colaboraciones de la banda y agradeció a todos aquellos músicos que han tocado y tocan en la banda, instituciones y al público que les sigue. Invitó a los alcaldes y concejales presentes a contar con la banda de Graus para musicalizar sus eventos.

Cerraba el acto, el alcalde de la villa, José Antonio Lagüens, que felicitaba a todos los galardonados, los del deporte, y los calibo, donde recordó que el también fue “a las monjas” guardando, de ello, recuerdos imborrables.

Concluía agradeciendo, a todos los trabajadores municipales y colectivos, el esfuerzo para las organización de las fiestas de Graus a las que se refería como extraordinarias y únicas.