Decomisados 2.100 kilos de comida que habían perdido la cadena de frío y eran peligrosos para el consumo

comida decomisada Guardia Civil

El SEPRONA de la Guardia Civil de Huesca ha decomisado más de 2100 kg de comida. El transporte se realizó incumpliendo la normativa vigente y vulnerando las condiciones para su transporte, ya que eran productos congelados que se estaban descongelando, porque no era el vehículo apropiado para el transporte de estos alimentos. Se procedió a su destrucción en un centro autorizado. La comida había sido cargada en Gerona y su destino era diferentes puntos de la provincia de Huesca para su comercialización.

El pasado 17 de septiembre, sobre las 08’30 horas, agentes de la Guardia Civil del SEPRONA de esta Comandancia, prestaban servicio propio de su especialidad, realizando vigilancias del bienestar animal en el transporte, cuando observaron una furgoneta que les indujo a sospechas, por lo que procedieron a darle el alto para proceder a su inspección.

Una vez comprobado el contenido del vehículo el cual se encontraba justificado mediante albaranes, observaron que los alimentos transportados se trataban de congelados en proceso de descongelación por haber perdido la cadena de frío, resultando por este motivo inservibles para el consumo humano, no siendo las características del vehículo las apropiadas para transportar este tipo de alimentos ya que el vehículo era refrigerador y no congelador, encontrándose a 5º de temperatura el interior de la furgoneta cuando la normativa vigente marca -14º. Se pudo determinar que la mercancía había sido cargada entorno a la 01’00 de la mañana en Girona, saliendo sobre las 06’00 con destino a diferentes localidades de la provincia de Huesca para su comercialización.

Por lo relatado anteriormente se solicitó apoyo de los servicios sanitarios en materia de calidad alimentaria de la DGA, procediendo al decomiso e intervención de 2183 kg de comida en proceso de descongelación, procediendo posteriormente a su destrucción en un centro autorizado.

Por tales hechos se realizó una denuncia a la Ley de calidad alimentaria por realizar un transporte de materias aptas para el consumo humano vulnerando las condiciones para su transporte, rompiendo la cadena de frío y resultando un peligro para la salud su consumo y otra denuncia a impuestos especiales de la empresa de transportistas por carecer del documento comercial de acompañamiento, emitiendo facturas sin el IVA correspondiente.