Un año de la peatonalización de Huesca

porches de galicia peatonalización terraza

Este domingo 21 de septiembre, justo hace un año, las principales calles de Huesca se cerraron al tráfico después de que el Ayuntamiento aprobara un Plan de Movilidad no exento de polémica. Fueron necesarios unos meses de adaptación, especialmente, a las nuevas direcciones, aparcamientos, calles cerradas, carriles bici y zona azul. Como suele ocurrir con un proceso de tal envergadura, no llueve a gusto de todos, y sonaron voces contrarias a la peatonalización. Hoy, un año después, el equipo de gobierno cree que la gente lo ha aceptado de forma muy positiva y valora el cambio que ha supuesto para la ciudad.

La alcaldesa de Huesca, Ana Alós, cree que esta transformación va a favorecer la reactivación económica de la ciudad, especialmente, en comercio y hostelería. De hecho, explica, en las zonas reurbanizadas, ya se están viendo nuevos locales.

La alcaldesa asegura que su objetivo para el próximo mandato sería el de continuar con el proceso de regeneración urbanística y saneamiento, sobre todo, en el casco histórico, en la zona de Santo Domingo y San Martín y en los tramos pendientes de los Cosos. Además de seguir avanzando en el Plan de Movilidad ya que, dice, no es un plan estático, sino que debe ir adaptándose y evolucionando. Todo ello con la vista puesta en Europa y en el objetivo de reducir las emisiones de CO2, ya que la próxima convocatoria de fondos europeos va a estar encaminada hacía ese objetivo, añade.

UN PROYECTO A CORTO, MEDIO Y LARGO PLAZO

Uno de los objetivos del Partido Popular cuando llegó al Ayuntamiento de Huesca fue el de iniciar el proceso para peatonalizar el centro de la ciudad. Para ello, elaboró el Plan de Movilidad. Varios colectivos se implicaron en el proyecto para dar forma a este proceso de transformación que ha conllevado un cambio de mentalidad y de reeducación vial por parte de conductores, peatones y ciclistas.

También fueron necesarios los cambios de circulación. Las calles Cabestany, Cavia, Gil Cávez, Tarbes y José María Lacasa han pasado a ser de una sola dirección. Esto conllevó la ubicación de nuevos semáforos y el pintado de la nueva señalización.

Otro paso importante era la creación de nuevos carriles bici. En la actualidad hay más de 14 kilómetros y el objetivo es completar una red ciclista.

El nuevo servicio de bus urbano entró en servicio en septiembre y comprende nuevos recorridos y paradas.

Paralelamente, se señalizó la nueva zona azul que se extiende por distintas calles hasta alcanzar más de 1.000 plazas de aparcamiento.

Mientras, avanzaba el proceso para autorizar el acceso de vehículos a la nueva zona peatonal y se ponían en marcha las 18 cámaras para controlar los accesos a las calles peatonales.

Todo este proceso ha ido acompañado de obras de reurbanización. Después de que un primer grueso se diera por finalizado en agosto, ahora, nuevos trabajos se ponen en marcha. Las obras han comenzado en la calle Perena y en el entorno de San Pedro. Mientras, avanzan las de la travesía de Ramón y Cajal y las del cerro de las Mártires. Los dos nuevos tramos de los Cosos empezarán en unos días.