El pueblo "recuperado" de Jánovas prepara su fiesta más reivindicativa

Más de cuarenta años después de que a los vecinos de Jánovas les expropiaran sus tierras y sus casas, y les privaran de servicios para la construcción de un pantano que finalmente no se llevo a cabo, los habitantes más veteranos del municipio, junto con sus descendientes regresarán este sábado al que fuera su lugar de residencia. Su fiesta mayor en honor a San Miguel será motivo de rencuentro y de reivindicación institucional.

A pesar de que la intención de los janovénses era que la compañía eléctrica les devolviera las tierras en el mismo estado en el que se las expropiaron, lo cierto es que en la actualidad la mayor parte del pueblo se encuentra en ruinas. No obstante, desde hace dos años, entre diez y veinte vecinos se reúnen cada fin de semana para reconstruir la escuela, en la que se celebrarán la mayor parte de los actos del día 27.

Además, desde la Confederación Hidrográfica del Ebro les han comunicado que en breve van a comenzar las obras del primer acceso a Jánovas desde Albella. Peldaño a peldaño y con el compromiso económico de los propios vecinos, son varios los “avances” que están permitiendo recuperar la “vida” del municipio.

Un pregón a cargo del alcalde pedáneo del pueblo Antonio Garcés, una comida popular, la longanizada y el baile en la escuela a cargo de Superlopez, en el mismo lugar en el que se celebraba la verbena hace 50 años, que se celebraba en ese mismo lugar hace 50 años, son los actos que volverán a reunir a los vecinos de Jánovas para mantener viva “la triste historia de su pueblo” pero con un "futuro lleno de ilusiones”.