Gobierno de Aragón sigue transmitiendo tranquilidad por el lindano pero no hay fecha de solución

Gobierno de Aragón se reunía con 23 representantes, en su mayoría alcaldes, de los municipios que bañan la cuenca del río Gállego para explicarles la situación actual del lindano. Siguen siendo 6 las localidades afectadas, pero en todas se están haciendo los estudios pertinentes para ver si superan el 0,10 que es el nivel mínimo en el que no hay ningún peligro. Insisten en que es un accidente medioambiental y no hay peligro para la salud de los ciudadanos, ya que habría que beber 250.000 litros para que afectase al ser humano.

No saben cuando va a bajar el nivel, ni cuando van a poder dejar de suministrar agua porque ya se pueda usar con normalidad la del río. La DGA, a través del Instituto Aragonés del Agua y Sarga, limpiarán los depósitos municipales, a pesar de que es competencia de cada ayuntamiento, en los casos en los que éstos lo soliciten. Esta limpieza se hará cuando los niveles de lindano vuelvan a ser los normales.

Actualmente los embalses de La Sotonera y de Bubal están mandando agua al Gállego para que se disuelva el lindano y limpiar el río. Algunos alcaldes tras la reunión seguían preocupados y con incertidumbre. El alcalde de Biscarrués, José Torralba, proponía una nueva canalización para que estos municipios dejen de usar el agua del Gállego y no se repita el problema en el futuro. Marta de Santos, alcaldesa de Murillo de Gállego, aseguraba que siguen sin explicarles bien que ha pasado.

Con el agua del Gállego se pueden duchar, regar o fregar, no se recomienda beber o cocinar con ella, aunque tampoco se prohíbe. Siguen desde DGA sin conocer el origen del problema, aunque la principal hipótesis es el vertedero de residuos del Alto Gállego y que por las lluvias se haya filtrado lindano al río.