El obispo de Lérida cumple 75 años y pone su cargo a disposición del Papa Francisco

El prelado, Joan Piris, deberá presentar la carta normativa de renuncia al cargo al cumplir este domingo los 75 años, tal y como prescribe el Código de Derecho Canónico que figura como la edad de jubilación en las tareas pastorales para arzobispos y obispos.

A partir de este momento, el Papa inicia los trámites para designar al sucesor que tendrá por delante el reto de cerrar el litigio por los 112 bienes de arte sacro, que se encuentran en depósito en el Museo de Lérida y que son propiedad de la diócesis de Barbastro-Monzón, tal y como dictaminó la Santa Sede. El obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, cumplió los 75 años el pasado 5 de enero y ya comunicó al Papa este hecho.

Ambas diócesis se encuentran a la espera de los nuevos obispos aunque los nombramientos pueden tardar varios meses. Los seis años de Joan Piris en la diócesis de Lérida han estado marcados por el litigio de arte sacro y por la cesión del antiguo seminario para pisos sociales.

El 15 de junio de 1995, el Nuncio Apostólico de la Santa Sede en España notificó al presidente de la Conferencia Episcopal Española, el arzobispo de Zaragoza, Elías Yanes, la decisión de la Santa Sede de acoger la recomendación de ésta y realizar la transferencia de las 111 parroquias aragonesas hasta entonces pertenecientes a la diócesis de Lérida a la nueva diócesis de Barbastro-Monzón.

Tres años después se inició el litigio de los bienes cuando la diócesis de Barbastro-Monzón reclamó los bienes. Las sentencias de la Santa Sede y las civiles siempre han dictaminado que la propiedad de los bienes de arte sacro corresponde a la diócesis de Barbastro-Monzón y que Lérida tenía que entregar las 112 piezas, aunque por el momento no las ha devuelto.