Ferias de Otoño en el Alto Aragón

Este mes de octubre son varias destacando la de Biescas, la de Plan, Benasque y Castejón de Sos

La ganadería, como se informa desde TuHuesca, era el sustento de vida de muchos habitantes del Pirineo y su trata se realizaba en importantes ferias en las que se congregaban quienes deseaban comprar y vender desde gallinas a ovejas, cabras y vacas. Hoy, en varias poblaciones pirenaicas se convocan subastas y exposiciones que atraen la atención de los ganaderos que aún mantienen vivas ancestrales tradiciones

Las comarcas pirenaicas son las que mantienen hoy en día diversas ferias ganaderas, la mayoría de ellas en el otoño. La excepción, en Puente de la Reina (Jacetania), con Expoforga, que se desarrolla a principios del mes de junio. Las subastas de ganado poseen prestigio nacional y sus jornadas técnicas son un foro de debate ineludible para los interesados.

ALTO GÁLLEGO

En el Alto Gállego, Sallent de Gállego y Biescas son las citas imprescindibles para los ganaderos. La de Sallent, cada primer domingo de septiembre, organiza concursos de distintas razas de vacas, ovejas, cabras y caballos. Su importancia fue siempre que su celebración era la primera de la temporada, por lo que fijaba los precios venideros.

En Biescas, su Feria de Otoño se ha adaptado al siglo XXI y convierte la localidad en el mes de octubre en un escaparate donde el ganado es su bastión. La vaca parda de montaña es la protagonista con la subasta nacional, en una cita en la que destaca también su concurrido concurso de quesos.

SOBRARBE

Plan, San Juan de Plan y Broto constituyen el legado de las ferias ganaderas en Sobrarbe. El vacuno protagoniza desde el siglo XV la Feria de Plan, una de las más antiguas de la provincia. A mediados de octubre, llega esta cita en la que también destacaba el mercado de burros y caballos. Ahora se completa con una oferta más variada de productos

En San Juan de Plan, se puede contemplar en el mes de diciembre buenas muestras de vacuno y ovino. Los ganaderos de la zona continúan manteniendo la tradición y acuden con sus reses a los diferentes concursos de vacas pardas y ovejas.

A la Feria de Broto hay que acudir a finales de septiembre, cuando ya han descendido los rebaños de los valles de Bujaruelo y Ordesa.

Las muestras de ganado autóctono se completan con un Centro de Interpretación de la Ganadería.

A ellas hay que sumar la Ferieta de Aínsa. La plaza Mayor de esta localidad es el escenario de la Ferieta que ha evolucionado hasta convertirse en escaparate de productos autóctonos del Pirineo. El ganado sigue siendo un pilar fundamental de esta cita, donde se siguen realizando subastas de vacuno, latón, cabra, gallinas de Sobrarbe y árboles frutales.

A todo ello se suma un importante espacio para la trufa, con exposición y degustación. Una feria ganadera con un importante componente gastronómico.

LA RIBAGORZA

Ya en La Ribagorza, otras tres localidades conservan la tradición de las ferias ganaderas: Benasque, Graus y Castejón de Sos. La de Graus se caracteriza por dedicarse a los caballos. Así, la Feria de San Miguel (29 de septiembre) data de principios del siglo XIII. Aunque hoy es más una feria generalista, los caballos protagonizan una cita con nombrados espectáculos ecuestres.

A mediados de octubre, Benasque acoge su Feria del Pilar, dedicada a la ganadería. Los visitantes pueden contemplar medio millar de cabezas de ganado, la mayoría de vacuno, que optan a los diferentes concursos convocados.

Castejón de Sos reúne en torno al ganado vacuno una tradicional feria ganadera en donde se siguen produciendo los intercambios el 24 de octubre. La cita se completa con un mercado artesanal en la localidad.

Completa las citas feriales ganaderas en la provincia de Huesca la Feria industrial, agrícola y ganadera de Los Monegros (Femoga).

Las exposiciones de ovino y vacuno se completan con otras como la de gallinas del mundo y con subastas nacionales; y con una amplia muestra de maquinaria agrícola.