Comienza el juicio a los 4 empleados de Formigal por un plan para atracar la estación

Desde este martes y hasta el próximo 2 de octubre el Palacio de Justicia de Huesca acogerá el juicio contra los 4 empleados de Aramón Formigal que el pasado 24 de febrero del año pasado pusieron en marcha un plan para atracar la estación y llevarse la recaudación de ese día. El Fiscal pide para ellos 56 años de prisión por secuestrar y atracar al encargado de trasladar la recaudación al banco.

Según el ministerio público, los acusados se aprovecharon de las carencias de la estación en materia de seguridad para hacerse con este dinero, un total de 31.690 euros que presuntamente emplearon en copas y fiestas. Llevan en prisión desde su detención a finales del mes de marzo

Según el plan que habían ideado, uno de los detenidos trasladó a dos de sus compañeros en coche hasta el aparcamiento de Anayet en la mañana del 24 de febrero y continuó su camino hasta la zona de Sextas. Allí, el cuarto de los acusados cogió el coche para llevar al contable encargado de recoger la recaudación hasta la entidad bancaria.

Al volver a pasar por el aparcamiento de Anayet, se encontraron con los dos acusados que permanecían allí, y que se habían puesto gorros y gafas para ocultar sus caras.

Según relata el fiscal, el conductor, según lo acordado, paró el vehículo y permitió que lo interceptaran al tiempo que exhibían un revólver simulado.

Ya en el interior del coche, los dos asaltantes cogieron la mochila y golpearon tanto al contable como al conductor para no levantar sospechas.

Después, cerca de una gasolinera en la zona de Sextas, los dos asaltantes ataron al contable y al conductor y continuaron hasta Escarrilla, donde uno de los atracadores bajó para coger su propio vehículo.

Ambos coches se desviaron por la vía de acceso al restaurante 'La Cabaña', donde dejaron atados y amordazados al contable y a su supuesto cómplice en en el interior del vehículo de la estación.

Unos minutos después, el contable conseguía liberarse de las ataduras, desatar a su compañero y dar a aviso a sus superiores en la estación de Formigal.