El PSOE pide al Gobierno sanear el Gállego tras una gestión “escandalosa”

El PSOE recuerda al Gobierno que la gestión de los vertidos de lindano en el río Gállego ha sido calificada de “escandalosa” y propone medidas al respecto

El senador por Huesca, José María Becana, ha pedido al Gobierno que averigüe las causas y proponga medidas para sanear el río y garantizar la salud pública y que ponga en marcha un plan integral de descontaminación recuperando el convenio entre el Ministerio y el Gobierno de Aragón para financiar las actuaciones en la recuperación de todos los suelos contaminados por INQUINOSA

Ha reclamado perseguir hasta el final al verdadero culpable, a los responsables de INQUINOSA, para hacer efectivo el principio de que “en el medio ambiente y en la salud pública, quien contamina, paga”. El Alcalde de Sabiñanigo, Jesús Lasierra, ha estado presente en el Senado

Becana indicaba que “estamos a tiempo de rectificar” y proponía tres líneas de actuación. En primer lugar, averiguar las causas y adoptar las medidas inmediatas para sanear el rio y garantizar la salud pública. En segundo lugar, poner en marcha un plan integral de descontaminación recuperando el convenio entre el Ministerio y el Gobierno de Aragón para financiar las actuaciones en la recuperación de todos los suelos contaminados por INQUINOSA. Y por último, perseguir hasta el final al verdadero culpable, a los responsables de INQUINOSA, para hacer efectivo el principio de que “en el medio ambiente y en la salud pública, quien contamina, paga”.

Durante su intervención, el parlamentario del PSOE recordó que entre 1975 y 1989, la antigua fábrica de la empresa Industrias Químicas del Noreste (INQUINOSA), ubicada en la localidad de Sabiñánigo en el norte de la provincia de Huesca, vertió ilegalmente 27 toneladas diarias de residuos tóxicos, derivados de la producción del pesticida Lindano.

A continuación, apuntaba que en el año 2008, el Ministerio de Medio Ambiente y el Gobierno de Aragón firmaron un convenio por importe de 28,6 millones de euros para la ordenación y protección de los recursos subterráneos y el dominio público hidráulico en el Barranco de Bailín.

El Gobierno recortó – según apunta el PSOE- , unilateralmente este convenio en 2012 y, a pesar de ello, en mayo las maquinas contratadas por el Ejecutivo de Aragon comenzaron a trasladar las tierras del vertedero ilegal a un depósito de seguridad construido en el barranco de Bailin.

José María Becana indicaba que “nos sorprende que ante la remoción programada de residuos altamente peligrosos en una barranquera que desemboca en uno de los afluentes más importantes del rio Ebro no se adoptara ninguna medida especial de control y seguimiento y calidad de las aguas. También nos sorprende que, durante el verano, no funcionen los laboratorios de salud pública de Aragón para analizar las muestras de agua de boca y nos sorprende que la administración ambiental y sanitaria tarde un mes y medio en detectar un elevado grado de contaminación por pesticidas en el agua de boca de varios municipios. Nos sorprende que la Confederación del Ebro y el Gobierno de Aragón se tiren los trastos a la cabeza incluso con declaraciones cruzadas por hechos que pueden ser tipificados como delitos en el Código Penal cuando lo que deberían hacer es buscar soluciones y sólo se ponen de acuerdo en una cosa: culpabilizar a la lluvia del origen del mal como si fuera un hecho inhabitual que en el Pirineo llueva. La descoordinación ha sido patente y los ciudadanos han sido los paganos”.

Comentarios