El nuevo Palacio de Justicia en datos

13 millones de euros invertidos, 12.200 metros cuadrados repartidos en 5 plantas y un semisótano, 9 juzgados, casi un centenar de funcionarios, y casi tres años de obras. Son solo algunas de las cifras del nuevo Palacio de Justicia, que abrió sus puertas el pasado 15 de septiembre y que tan solo tres días después acogió el primer juicio, contra los acusados de robar la recaudación de Formigal en febrero del año pasado.

Tras muchos años reivindicándolo, por fin Huesca cuenta con una única sede judicial que soluciona los problemas de dispersión y falta de espacio. Una de las novedades más destacadas del edificio es la tecnología avanzada en las salas de vistas, de las mejores de España.

Los diferentes organismos judiciales tardaron menos de un mes en hacer el traslado y ni un solo día dejó de presentarse servicio. En la planta calle encontramos el Registro Civil, la Sala de Bodas y de Vistas, un Juzgado de Guardia, el Instituto de Medicina Legal, la oficina de Atención a la Víctima, y la sede del Colegio de Abogados y Procuradores.

En el semisótano hay un aparcamiento con capacidad para 53 vehículos, una zona de seguridad con espacio para 13 detenidos y 10 celdas, también están los archivos y el almacén.

En la primera planta están los juzgados de menores, la sala de vistas de menores, la oficina del Decanato, la Unidad Administrativa, instalaciones para Peritos y la Secretaría Coordinadora Provincial.

En la segunda planta están los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción, el número 1, el 2, de Violencia sobre la Mujer, el 3, Mercantil, el número 4 y el 5.

La tercera planta acogen el Juzgado de lo Penal nº1, el de lo Social nº1 y el de los Contencioso Administrativo nº1

Finalmente, en la cuarta planta están la Audiencia Provincial y la Fiscalía Provincial

Además del exterior acristalado y su forma irregular, llama la atención la altura de los techos del vestíbulo y pasillo principal, con casi 4 metros, y de las salas de vistas, donde una gran entrada de luz centra toda la atención en los estrados.

Un 30% del edificio está vacío, con vistas a no tener problemas de espacio en el futuro, ya que una de las razones del traslado es que se había vuelto imposible trabajar con comodidad por el crecimiento del volumen de trabajo. Al menos hasta dentro de 25 o 30 años no hay previsión de que se vaya a ocupar.

Comentarios