La Sanidad Pública en Aragón: Un acoso permanente

Asociación para la  Defensa de la Sanidad Pública en Aragón.

Se van a celebrar en Huesca unas jornadas sobre “Gestión  y Evaluación de costes Sanitarios” los días 22, 23 y 24 de este mes, donde grandes empresas y gestores sanitarios se reúnen para perfilar sus estrategias de cara al futuro, y es que los  inversores  globales buscan donde invertir las grandes cantidades de dinero que acumulan. Necesitan sectores que les permitan seguir ejerciendo su afán de lucro. Uno de los sectores más codiciados es la sanidad pública: tratan de que deje de ser un derecho de orden superior para que pase a ser un negocio, su negocio. No es de extrañar que ninguna de las organizaciones que, desde diferentes ámbitos, defendemos la sanidad pública no hayamos sido invitadas a tal evento. Lo lamentable es que todo esto se haga con la cobertura de los gestores públicos, lo cual, por otra parte, es muy significativo

En nuestro país estos intentos de privatización vienen de lejos. En Aragón esto se manifiesta en medidas y problemas ya conocidos y que, por razones de espacio, es imposible enumerar aquí. No obstante si sería interesante destacar algunas cuestiones menos conocidas que muestran la deriva que nos quieren imponer: El presupuesto sanitario ha pasado en cinco años de 1420e a 1120e/cápita, lo que supone una reducción de más de 30% en términos realeslas pérdidas en la plantilla superan los 2500 puestos de trabajo,  con un importante aumento de la precariedad laboral, que llega al 29%; permanente acoso a la medicina rural con disminución de servicios. Esto está suponiendo un importante aumento de las quejas al Justicia; la contratación de seguros médicos privados se ha incrementado en un 50% en el último año y  las consultas a especialistas privados han crecido en un 18%; los hogares han elevado su gasto sanitario de 760 a 1108e, un 46% más en dos años.

Podríamos seguir pero creemos que esto muestra claramente el camino que nos marcan: el empobrecimiento del sistema público para generar espacios de negocio privado. Es de destacar que esta dinámica se va incrementando y es acumulativa por lo que es fácil prever que lo peor está por llegar

¿Es este el camino a seguir?. Creemos que no y que los ciudadanos debemos mostrar el rechazo a este tipo de políticas si no queremos que a medio plazo el sistema sanitario público sea irreconocible y nos tengamos que acostumbrar a la intemperie de lo privado.

Sería bueno recordar que el sistema es nuestro, es un bien común, y que nuestra es la responsabilidad de defenderlo y no olvidar que la sanidad del futuro dependerá de las luchas del presente. En este sentido tenemos una primera cita para mostrar nuestra indignación en Huesca los días 22 y 23, en las jornadas paralelas que a tal fin se han organizado. Hay que informarse y participar, ese es el camino.

 

Comentarios