Los comerciantes, resignados con la nueva fase obras en el Coso

obras coso bajo

Siguen las obras de peatonalización en los cosos de Huesca y la palabra que más se escucha a los comerciantes es la de resignación. Los más pesimistas ven con miedo las ventas de los próximos meses, una época ya de por sí mala para sus negocios, dicen. Muchos otros comerciantes prefieren mirar con optimismo el futuro, y creen que el resultado final “merecerá la pena”.

Los dos extremos del Coso oscense han vuelto a las obras, y éstas siempre llevan aparejadas molestias para comercios, vecinos y viandantes. Los comerciantes además vuelven a hablar de la mala época que se ha elegido. Lamentan que la temporada de otoño es la peor en cuanto a venta de textil, y tienen ven con mucha incertidumbre los meses que llegan. A pesar de ello, no quieren ser pesimistas.

Esta fase de obras en el Coso se extenderá hasta la primavera de 2015. Los tramos comprenden entre San Lorenzo y la calle Sancho Ramírez y entre la calle Moya y la plaza Inmaculada. Además la calle Ramiro El Monje y parte de la calle San Lorenzo permanecen en estos momentos levantadas.

El tramo del Coso Alto comprende la calle Moya en su totalidad y el propio Coso hasta la Plaza de la Inmaculada. El presupuesto es de 974.000 euros. Las obras comenzaban en la calle Moya y ya llegan al Coso.

El tramo del Coso Bajo, incluyendo la Plaza San Lorenzo, lo realiza Mariano López Navarro en unión con Urbina. El presupuesto es de 779.000 euros. Los trabajos comenzaban en la plaza de San Lorenzo.

Los dos tramos de las obras de reurbanización integran tanto la sustitución de las redes de saneamiento como la pavimentación y la mejora del alumbrado existente. Como en el resto del Coso, se contempla mobiliario urbano.

Comentarios