El PIVE elevará las ventas en Aragón un 17,8% en 2014

Las ventas de turismos y todoterrenos en la Comunidad de Aragón protagonizarán un incremento del 17,8% al cierre de 2014, hasta alcanzar las 17.200 unidades gracias al impulso del Plan PIVE 6. Hasta la fecha este programa concentra en esta comunidad casi el 3% del total de solicitudes de ayudas, según los datos de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), que representa a 4.600 concesionarios/servicios oficiales y 3.000 compraventas.

   

Ganvam, que celebró en Zaragoza una jornada sectorial en colaboración con la Cámara de Comercio de Zaragoza y la Asociación Provincial de Talleres de Zaragoza (ATARVEZ), afirmó que tan importante como la mejora de los indicadores macroeconómicos o la apertura del crédito es la continuidad del plan PIVE si se busca garantizar la recuperación del mercado aragonés. Hasta septiembre las matriculaciones acumulan un crecimiento del 24,6% en la región.

En la actualidad ya se han consumido prácticamente las tres cuartas partes de los fondos de 175 millones de euros de dotación que contemplaba el plan y que, según las previsiones de Ganvam, no se extenderá más allá de mediados de noviembre. Gracias a este impulso, el mercado español crecerá previsiblemente un 20% con un volumen de ventas en el entorno de las 860.000 unidades, un 20% más.

Para los vendedores, este programa de incentivos está actuando no sólo como un elemento dinamizador del mercado sino también como un elemento rejuvenecedor del parque, en un momento en el que la mitad de los vehículos superan los diez años de edad, con las consecuencias tan nefastas que ello genera para la actividad de los talleres.

En los últimos cuatro años, el volumen de reparaciones ha caído en torno a un 25%, disminuyendo los pasos por el taller en idéntica proporción, lo que ha supuesto una merma de ingresos para los talleres cuyas reparaciones se han visto reducidas prácticamente a las imprescindibles como son las averías mecánicas y relegando a un segundo plano los mantenimientos y operaciones de carrocería. La actividad de taller aporta hoy por hoy a las cuentas de los concesionarios sólo un 16% del beneficio.

Al mismo tiempo, la creciente antigüedad del parque –la edad media de los vehículos que se están achatarrando con el PIVE supera los 16 años- está propiciando que cada vez sean más los usuarios que acuden a los talleres ilegales para “reparar” sus vehículos sin pensar en las consecuencias que conlleva una reparación efectuada sin los elementos técnicos imprescindibles.

En la actualidad, estos talleres pirata, que operan al margen de la ley, concentran la quinta parte de las intervenciones que se realizan en territorio español, habiendo generado unas pérdidas al sector de 3.500 millones anuales en los últimos seis años y un quebranto para la Administración Pública de cerca de 350 millones anuales en impuestos y cotizaciones sociales.

Asimismo, esta creciente antigüedad del parque tiene también correlación directa con el mercado de ocasión donde en el acumulado hasta septiembre se contabilizaron 33.260 unidades vendidas, lo que supone un crecimiento del 6,3% y una confirmación de que el VO se ha convertido en una solución de movilidad real para los aragoneses por su buena relación calidad/precio que lo hace además fácilmente pagable al contado.

Según las previsiones de Ganvam, este año se venderán en Aragón unas 47.600 unidades, un 8,7% más, una cifra que si bien en volumen es más que aceptable –representa 2,7 usados por cada uno nuevo en la región- todavía adolece de cierta calidad. El 63% de las operaciones con vehículos usados se realizan entre particulares y más de la mitad tienen como protagonista a un vehículo mileurista: de más de diez años, más de 100.000 kilómetros y con un precio inferior a los 3.000 euros.

Comentarios