Cruz Blanca multiplica por 10 la atención desde la reforma sanitaria

Cada día crecen los usuarios del dispensario médico de Cruz Blanca. Desde la aprobación, hace dos años, de la Reforma Sanitaria se ha multiplicado por diez el número de personas que acuden a la consulta médica.  Uno de cada tres son españoles y en el 69% de los casos poseen la Tarjeta Sanitaria pero acuden “porque no pueden hacer frente al copago en los medicamentos de dispensación ambulatoria en los hospitales”.

El Real Decreto-Ley supuso la exclusión de los “sin papeles” del derecho a la tarjeta sanitaria y también el aumento del copago de medicamentos. El año de su aprobación el dispensario de Cruz Blanca atendió a 32 personas y en la actualidad, en lo que llevamos de año hasta el mes de septiembre, han sido 343 las personas que han acudido al Dispensario, diez veces más que las cifras de 2012. Estas personas han realizado durante este año un total de 270 consultas médicas y el número de atenciones para dispensación de fármacos ha sido de 289. El principal cambio en el perfil de los usuarios ya que uno de cada tres son españoles.

A partir de 2012, con la aprobación del RDL 16/2012, la conocida como Reforma Sanitaria, en previsión de que algunas personas con escasos recursos fueran a quedar excluidas del Sistema Público de Salud, Cruz Blanca toma la iniciativa de crear un Dispensario Médico.

NECESITAN VOLUNTARIOS

El voluntariado es un pilar básico para Cruz Blanca y en el Dispensario Médico contamos con la ayuda de un equipo de médicos/as y enfermeros/as que, tras la jornada laboral en sus centros hospitalarios acuden todos los lunes y miércoles de 17:00 a 20:00 horas a colaborar como voluntarios, atendiendo a las personas que precisan de este recurso ubicado en el Centro Social Hermano Isidoro, espacio de atención integral comunitaria que Cruz Blanca posee en Huesca.

La necesidad de más voluntariado para mantener la actividad del Dispensario es todavía mayor desde la aprobación y puesta en marcha hace dos años de la llamada Reforma Sanitaria, ya que el perfil y el número de las personas que acude al Dispensario Médico de Cruz Blanca ha cambiado y se ha multiplicado.

“UNA BARRERA DE EXCLUSIÓN”

Desde Cruz Blanca consideran que las principales medidas del RDL 16/2012 no son válidas para hacer más sostenible el Sistema Nacional de Salud y que “en absoluto contribuyen a mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones. Pero sobre todo porque suponen una barrera más para el empoderamiento de las personas vulnerables y en riesgo de exclusión, las más afectadas por las medidas que aparecen en este Real Decreto-Ley”. 

Comentarios