Homenaje póstumo en Binéfar al biólogo Javier Arias

homenaje javier arias

El alcalde de Binéfar, Agustín Aquilué, ha iniciado el acto de homenaje póstumo a José Javier Arias -biólogo, naturalista, ecologista y coordinador del vivero municipal, así como impulsor de numerosas iniciativas para mejorar el entorno natural de la localidad-, recordando que “convirtió sus ideas en realidades: lo pensaba y lo ponía en práctica en equipo, sumando esfuerzos”.

Aquilué ha puesto a Arias como ejemplo de emprendedor, igual que lo fueron otros binefarenses como Benito Coll, que adquirió la sierra, Hipólito Birtrián que comenzó la reforestación, la Asociación Benito Coll, por su trabajo en todos los aspectos por este espacio natural, así como los sucesivos concejales de Medio Ambiente, todos presentes en el acto. El alcalde comentó dos anécdotas para ilustrar lo que significa la sierra de San Quílez para los binefarenses: una que ha servido de inspiración incluso a representantes de Líbano, y otra que un partido decidió invertir su remanente en reforestar cuando desapareció como tal.

Por todo esto, el alcalde ha pedido, glosando las palabras de la viuda, Ana Tere Pedrós, que “el compromiso de Javier no sea flor que se marchite con el tiempo, sino que florezca cada vez con más hermosura y con más fuerza”. Tras esta intervención, el padre del homenajeado, José Arias, tomó la palabra para agradecer a todos el acto y recordar algunos de los hitos en la carrera de su hijo desaparecido.

Tras el descubrimiento del atril conmemorativo por parte del alcalde y de la concejal de Medio Ambiente, Aurelia Lahilla, esta ha leído el contenido de la placa explicativa, donde se recuerda la trayectoria de José Javier Arias. “Sobresaliendo por su calidad personal, sencillez, integridad, humildad y capacidad de entrega que llevó a todos los niveles de su vida, transmitiendo la coherencia de su mensaje. Destaca en su formación académica, el proyecto para el Centro Superior de Investigaciones Científicas (C.S.I.C.) realizado sobre la lucha contra la desertificación. Durante una década fue el impulsor de las labores de reforestación de la Sierra de San Quílez implicando a todos los sectores de la población binefarense, pero en especial, a una generación de escolares, sembrando en ellos la semilla del cuidado y respeto por la naturaleza.

Su cariño y dedicación a este lugar fue tal, que se le puede calificar como “AMIGO Y PROTECTOR DE LA SIERRA DE SAN QUÍLEZ”, reza parte de la leyenda.

Para finalizar, Paco Paricio, de los Titiriteros, ha interpretado una canción tradicional acompañado de los niños que han participado en el homenaje.

El atril se ha instalado en una zona de descanso del camino natural de la Sierra de San Quílez cercana al camino que asciende hacia la ermita desde el canal de Zaidín. Desde allí, las casi ochenta personas que han participado en el acto se han trasladado a la parte alta de la sierra para visitar una de las zonas donde Arias trabajó con más intensidad en la reforestación del paraje.

Comentarios