El Lindano de Sabiñanigo en tertulia en Huesca TV

Blanco y Negro de Huesca televisión presenta este miércoles un programa a las 22 horas que lleva por titulo “Lindano, la herencia maldita”.37 años desde el comienzo de los vertidos, los focos siguen activos y la situación sea cada día esta más complicada. En el plató de Huesca televisión estarán el alcalde de Sabiñanigo Jesús Lasierra, José Antonio Casaucau alcalde de Santa Eulalia de Gállego, el Consejero de la DGA Modesto Lobón, el presidente de la CHE Xabier de Pedro y el ecologista Mariano Polanco.

Además se cuenta con la opinión de la calle, una fotografía de situación en el verdetero realizada por el director de Radio Sabiñanigo Juan Fonseca, un informe de situación y las declaraciones del último mes de distintos colectivos.

Durante sesenta minutos se analizará el pasado, presente y futuro de este problema que tiene Aragón sobre la mesa. Un foco de contaminación que se ha convertido en una pesadilla, fruto de un veneno que ha puesto de manifiesto la urgente necesidad de solucionar el problema para próximas generaciones este problema

La fábrica de Inquinosa, instalada en Sabiñánigo (Huesca), produjo lindano durante 14 años, desde 1975 hasta 1989, cuando la Consejería de Ordenación del Territorio del Gobierno de Aragón le comunicó el cese de la actividad.

Pero en realidad funcionó hasta 1994: con la excusa de la molienda y envasado de producto recibido desde Francia la planta siguió realizando extrañas actividades hasta su clausura.

El principal problema fueron los vertidos, como apunta Ecologistas en Accción; y a donde fueron a parar. Se desconocen los lugares incontrolados por donde se depositaron en los alrededores de Sabiñanigo y Jaca. Incluso se hablo en su día del traslado de residuos al Pais Vasco donde se construían autovias.

En Sabiñanigo, que se conozca, en Bailín hay unas 150.000 toneladas, en Sardas más de 120.000 y en la planta industrial una cantidad importante sin cuantificar. En Bailín se vertió una cantidad indeterminada de lindano puro durante los últimos años de actividad de Inquinosa

En Sardas se vertieron los residuos sobre unas cárcavas de margas eocénicas hasta colmatarlas con varios cientos de miles de toneladas de residuos de Inquinosa, urbanos y de otras industrias químicas, ocupando una superficie de más de 30.000 m2.

Las administraciones han ido actuado cuando han sido atropelladas por los sucesos, con elementales medidas de emergencia, en vez de acometer un Plan Integral de Descontaminación como exigía un estudio encargado en 1990. El Gobierno de Aragón y la Administración estatal se embarcaron en la construcción de otro vertedero colindante con el de Bailín, para trasladar los residuos de este, desoyendo otra de las conclusiones del citado estudio: “El vertedero de Bailín se encuentra en un emplazamiento en el que jamás debió construirse y donde no es posible ninguna forma de impermeabilización segura” e ignorando un informe de técnicos propios: “El vertedero propuesto en su evolución acabará generando los mismos problemas de contaminación”.

Mientras ha ido sucediendo todo este proceso, la empresa Inquinosa y sus responsables no han asumido sus verdaderas responsabilidades.

Comentarios