Miles de altoaragoneses visitan a sus difuntos en el día de Todos los Santos

Cementerio Huesca

Cada año, el 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, miles de altoaragoneses se acercaron a los cementerios de la provincia para visitar a sus difuntos en este día tan señalado en el que el buen tiempo ha acompañado. Es un día lleno de recuerdos para familiares y para los caídos anónimos. Una intensa jornada que transcurría con normalidad.

En Huesca capital eran cientos las personas que acercaban por la mañana al camposanto municipal para visitar las tumbas de sus difuntos y depositar flores. A las once de la mañana se celebraba una eucaristía para los creyentes, que contaba con la asistencia de la corporación municipal, encabezada por la alcaldesa Ana Alós.

Homenaje al republicano Manuel Abad

Una delegación de Ejea de los Caballeros también rendía homenaje al republicano Manuel Abad y a sus compañeros republicanos, depositando una corona de flores ante el monolito que, en su memoria, se levanta en el cementerio de las Mártires. El Ayuntamiento de Huesca también estaba presente en este recuerdo.

La figura de Manuel Abad ha sido muy importante en la historia de las Cinco Villas por su defensa de la libertad. Manuel Abad, al mando de una facción republicana, protagonizó en Ejea un levantamiento revolucionario en 1848. Posteriormente llegó a Huesca y de ahí se dirigió a Siétamo donde la facción fue reducida por las tropas gubernativas.

Los protagonistas de la insurrección fueron fusilados en las afueras de Huesca, los días 5 y 7 de noviembre. En 1885, por suscripción popular y aportación del Ayuntamiento de Huesca, se levantó un pequeño mausoleo en el cementerio de las Mártires para honrar la memoria de la partida republicana de las Cinco Villas.

Comentarios