La desinformación del lindano documentada

Inés DEWULF. Biscarrués

En varios encuentros con los afectados por la contaminación por lindano, el departamento de Medio Ambiente anuncia orgullosamente, que ningún dato de los análisis es privado y que la información pública se puede encontrar en el SINAC. Interesada en estas afirmaciones y preocupada por conocer los análisis del agua desde Junio 2014, fecha en la que la CHE reconoce haber descubierto el problema de contaminación, empiezo mis investigaciones el 4 de octubre.

La primera sorpresa me la llevó cuando tras entrar en el sistema me encuentro un agradable mensaje: la versión ciudadana está “NOT FOUND”, se me ocurre mandar un mensaje a la aplicación pidiendo todos los análisis del agua de Biscarrués por email ya que la tecnología no funciona…. La respuesta es indignante, la nueva versión de SINAC – acceso ciudadano no es accesible desde el 13 de noviembre de 2013!!! A eso sirven nuestros impuestos, un año después de su lanzamiento la plataforma de información nunca ha funcionado… En la respuesta de la aplicación, me dan un email del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Perseverante, reitero mi petición y ni más ni menos que la Jefa del Área de Calidad Sanitaria de las Agua me remite al Jefe del Servicio de Sanidad Ambiental del Gobierno de Aragón.

El 10 de octubre la Dirección General de Salud Pública me contesta groso-modo que una ley dice que "La información dada a los consumidores deberá ser puntual, suficiente, adecuada y actualizada, …, a través de los medios de comunicación previstos por cada una de las Administraciones implicadas y los gestores del abastecimiento" pero que está ley no la cumple el Ministerio al estar el SINAC no operativo. Admiten que existe este derecho a la información pero pretenden solucionar mi petición remitiéndome al Ayuntamiento de Biscarrués, Ayuntamiento que no dispone de más datos al ser su acceso profesional al SINAC no actualizado por la Administración Autonómica desde 2012.

No soy de fácil convencer así que después de varios intercambios de emails con la Administración Autonómica amenazando con denunciar su ocultismo, me reorientan hacía la Dirección Provincial de Sanidad, Bienestar Social y Trabajo. El 15 de octubre vuelvo a formular mi petición inicial: obtener los boletines completos de los análisis del agua de Biscarrués o de Ardisa desde junio (incluyendo los análisis realizados por la CHE mientras el laboratorio de Sanidad estaba averiado).

Recibo por email el 24 de octubre y por correo postal el 4 de noviembre una mera tabla con fechas, tipo de análisis y calificaciones que se limita a agua apta o agua no apta. No sé si pretendían que me quede satisfecha con esta tabla excesivamente sencilla, pero no es el caso. Me siento insultada, engañada. Las leyes están hechas para hacerse cumplir y proteger nuestros derechos así que no dejan otra vía que la de denunciar a quienes las defraudan… En esta triste historia son muchos… Unos por abandonar y producir semejante veneno, otros por mal gestionarlo y provocar un envenenamiento masivo, otros por ocultismo de la información pública tanto a nivel estatal como autonómico…

Comentarios