La tabla de Benabarre permanecerá en el Museo de Huesca para su estudio y conservación

Julio Ramón museo Rudi Tabla Benabarre

Tras un largo proceso judicial que ha durado cinco años, este lunes el Museo de Huesca recibía la tabla gótica de “La Resurrección” donde permanecerá para su estudio y conservación. La obra del siglo XV, del pintor ribagorzano Pedro García de Benabarre, es el primer bien de arte sacro aragonés depositado en Cataluña que regresa a la Comunidad Autónoma.

De momento no hay fecha de finalización de los trabajos de conservación, que se van a llevar a cabo en el Museo de Huesca, a expensas de estudiar con detenimiento los detalles de la pieza y de los añadidos que hubiera a la pintura original.

La tabla era devuelta la semana pasada por la Diputación de Lérida tras las acciones legales emprendidas por el ejecutivo autónomo y, una vez que, el Tribunal Superior de Justicia de Aragón y el Tribunal Supremo avalaran el derecho de retracto. Un litigio con final feliz que, tal y como recordaba la presidenta aragonesa, Luisa Fernanda Rudi, se iniciaba en 2009 cuando la Diputación ilerdense adquiría la pieza a través de una subasta pública.

Sobre la ubicación final de la tabla nada se ha dicho, si bien el alcalde de Benabarre, Alfredo Sancho, confía en que algún día esta pieza regrese al lugar al que pertenece, la iglesia del Castillo de Benabarre, inmueble declarado Bien de Interés Cultural. De momento, señalaba, la obra queda a medio camino.

La pieza es un fragmento de la tabla “La Resurrección” con la representación parcial de la escena de la Resurrección de Cristo pintada al temple con retoques al óleo. Se le atribuye al pintor ribagorzano Pedro García de Benabarre (1445-1485), un referente en Aragón del estilo gótico internacional y más concretamente dentro de su última etapa, ya en la segunda mitad del siglo XV.

Comentarios