Canfranc apostará por convertir sus jornadas históricas en una cita anual

Después del éxito de participación y la repercusión mediática de la primera edición celebrada este fin de semana, desde el Ayuntamiento de Canfranc plantean convertir en una cita anual las jornadas históricas en torno a su estación internacional. Así lo afirmaba su alcalde, Fernando Sánchez, muy satisfecho por los buenos resultados de esta nueva iniciativa organizada de forma conjunta por Consistorio, Comarca y Suelo y Vivienda del Gobierno de Aragón.

Estas jornadas históricas se sumaban a las jornadas del Canfranero, y la recreación de la inauguración de la estación celebrada este año, todo ello con el objetivo de “mantener vivo el Canfranc”. En esta primera edición de las jornadas históricas, participaban varios investigadores y expertos, además de algunos testigos vivos de la huída del Holocausto Nazi por su estación, como la alemana Eve Rosenzweig o la entonces espía Simón Casaubon. También estaban presentes los familiares de otros personajes destacados en la zona en el periodo de la II Guerra Mundial, como Michael Le Lay (entonces jefe de la aduana francesa), Astier y la también espía Lola Pardo.

Estas jornadas históricas comienzaban con el testimonio real de la huída por Canfranc en 1943 de Eve Rosenzweig, al que seguía una conferencia sobre los refugiados que atravesaron los pirineos a raíz de la persecución nazi a cargo de Josep Calvet, y el homenaje a los personajes antes mencionados ante la Escultura a la Dignidad Humana, inaugurada este verano en el parque de Forestales.

Ya por la tarde, se proyectaban los documentales “Juego de Espías” y “Rey de Canfranc. El domingo, Marta Veintemilla presentaba su proyecto de Centro de Interpretación de la Estación y había una conferencia coloquio sobre la valoración histórico-artística de la Estación de Canfranc con posterior visita a la misma.

Comentarios