Siguen sin solucionarse los problemas de “confidencialidad” de las instalaciones del IAM

Edificio sede IAM

La atención a las mujeres que acuden a las nuevas instalaciones del IAM a buscar apoyo ante posibles casos de maltrato sigue siendo objeto de queja por “falta de intimidad y confidencialidad”. En abril de 2013 el Justicia de Aragón envió una sugerencia al Departamento de Bienestar Social para que considerase un cambio de ubicación, pero hasta la fecha no ha habido ningún movimiento. Se habla incluso de situaciones en las que mujeres han acudido ataviadas y con gafas de sol para no ser reconocidas y de que estos problemas ligados al espacio hayan motivado una disminución en los casos atendidos.

“La sala de espera es un sitio de paso público, donde fichan todos los trabajadores del edificio”. “No se puede sostener una conversación confidencial con la trabajadora social porque no tienen un despacho cerrado”. El Justicia de Aragón ha recibido al menos siete quejas como éstas que ponen en entredicho la falta de intimidad en la atención a mujeres víctimas de violencia de género. Por ello solicitó la “reubicación a un lugar más céntrico, que permita a sus usuarios acceder fácilmente, teniendo sobre todo en cuenta la vulnerabilidad de muchas de estas mujeres”.

La asesora responsable del expediente enviado por el Justicia acudió a las instalaciones y en su informe explica que “el IAM de Huesca comparte espacio con el personal encargado de gestionar las prótesis de ortopedia, viajes de enfermos y subvenciones, siendo que nada tiene que ver un servicio con otro. Además da lugar a que las mujeres usuarias del IAM no se encuentren cómodas, ya que el personal ajeno al mismo puede ser conocedor, incluso sin pretenderlo, de cuál es su situación”. El informe continúa diciendo que “Algo parecido ocurre con la sala de espera, ubicada en el lugar adonde los funcionarios fichan, lo cual lleva a que mujeres víctimas de malos tratos y separadas queden especialmente expuestas a la mirada de todos los trabajadores”.

En cuanto al hecho de que este servicio se sitúe en el extrarradio de la ciudad (calle San Jorge, sin numeración, frente al Palacio de los Deportes), la asesora encargada del expediente comprobó la dificultad de encontrar las instalaciones, teniendo que telefonear de nuevo para encontrarlas. También considera que estar ubicado en un lugar poco céntrico es un “desincentivo”, por lo que constató que “el número de actividades desarrolladas por el IAM había disminuido”.

Comentarios